Guatemala Comunitaria

Por Nelton Rivera.

La exposición fotográfica “Guatemala: la movilización pacífica en un segundo de luz” surge de la necesidad de hacer una reflexión colectiva pública acerca del papel de la fotografía en la transformación social.

Esta exposición contiene imágenes de 34 fotógrafos que venimos de las comunidades de distintos departamentos del país y la ciudad.  Cada uno de quienes participamos en esta exposición, tenemos en común nuestro trabajo dentro de la agencia de noticias Prensa Comunitaria

“Guatemala: la movilización pacífica en un segundo de luz” busca mostrar el trabajo colectivo durante las coberturas colaborativas desde la comunidad, desde la mirada de quien captura a través de la lente cada uno de estos momentos en un segundo de luz.

Más de 50 fotografías formarán parte de la construcción colectiva de nuestra propia narrativa sobre la movilización pacífica, las dinámicas comunitarias, la vida, lo convulso de enfrentarse a un modelo por desposesión, continuum  del despojo y destrucción.

Treinta y cuatro autores aportaron material fotográfico para describir la movilización pacífica en buena parte del territorio nacional, durante un periodo comprendido entre el año 2011 al 2015; las consultas comunitarias, los procesos asamblearios, la elección de autoridades comunitarias y ancestrales, las movilizaciones multitudinarias defendiendo el agua, la tierra, la nacionalización de la energía eléctrica  y el territorio.

Un movimiento comunitario que ha ido acrecentándose a partir de las consultas comunitarias de buena fe y consultas municipales desde el año 2005 al 2015; estas movilizaciones siguen denunciando la corrupción en el Estado detrás de la concesión de distintos territorios en complicidad con empresas nacionales y transnacionales.

Las principales ciudades del país no están ajenas a la movilización, en muchos de los casos la ciudad sigue siendo receptora de la demanda social por la centralidad del Estado. Durante cinco meses del 2015, las ciudades retomaron un rol importante en la movilización pacífica que se dio en ese espacio, la lucha masiva contra la corrupción y las redes criminales vinculadas al partido de gobierno, al presidente y vicepresidenta, junto a los más importantes cargos dentro de la administración pública, empresarios y congresistas.

Estas movilizaciones contra la corrupción acapararon la mirada internacional sobre Guatemala, construyendo un imaginario sobre un tipo de movilización desdibujando o visibilizando la movilización pacífica que históricamente ha estado presente en el país.

En la exposición está reflejado el trabajo de Prensa Comunitaria durante los últimos cinco años en el marco de un nuevo aniversario. Éste es un primer ejercicio por crear una exposición fotográfica cuya narrativa nos revela la continuidad histórica de la movilización popular expresada de distintas maneras y formas.

Qué sucede en los territorios de Santa Eulalia, Barillas, San Juan Ixcoy en Huehuetenango; Sipakapa y San Miguel Ixtahucan en San Marcos; Quetzaltenango, Totonicapán, Sololá, Chimaltenango, en municipios como San José Del Golfo, San Pedro Ayampuc, Chuarrancho o la ciudad capital en el departamento de Guatemala.

Qué sucede en el departamento de El Quiché, en Alta y Baja Verapaz, El Petén, Izabal, Chiquimula, Jalapa, Jutiapa, Santa Rosa, entre otros. Los procesos de justicia en los casos de Sepur Zarco, la quema de la Embajada de España o el juicio por Genocidio, la criminalización y judicialización de los presos políticos, los desalojos violentos en el Valle del Polochic, Monte Olivo,  la masacre en la Cumbre de Alaska en Totonicapán y Samochoc en Alta Verapaz.

Cada lugar bajo la amenaza o la agresión de empresas nacionales o transnacionales que se dedican a la actividad extractiva como la minería de oro o el cemento, las hidroeléctricas y represas que formaran parte de la nueva matriz de producción energética, las petroleras, las gigantescas plantaciones de Palma Africana, entre otras.

Los momentos históricos narrados desde “Guatemala: la movilización pacífica en un segundo de luz” nos revelan una buena parte de la movilización, lucha y resistencia de las comunidades indígenas y mestizas a lo largo y ancho de Guatemala.

Nos veremos en el próximo encuentro…


Por Ana Lucía Ixchíu

 

Para Rigoberto Juárez, Domingo Baltazar, Profe Arturo, Chico Palas, Mynor López, Saúl Méndez, Rogelio Velásquez, Ermitaño López y para las y los presos políticos de todo el país y el mundo, a los que no conozco, quienes están por sus ideas, siendo privados de libertad, les mando luz y les pienso.

Nuestras vidas, queramos o no, son regidas por el tiempo del capital que nos “gobierna” -y digo esto porque aunque tratemos y luchemos por cambiar la realidad, este sistema de una u otra forma nos atrapa. La realidad del sistema de justicia en este país es un pequeño ejemplo de cómo el racismo estructural es la norma cotidiana y el funcionamiento del sistema penitenciario desnuda la realidad que trasciende ideología, condición de clase, religión, grupo étnico y orientación sexual.

Hacinados como animales, en las cárceles que perfeccionan a las y los criminales, en lugar de generar algún tipo de “rehabilitación” por delinquir y sí, este sistema piensa que la gente está enferma mental, sin analizar que lo que está enfermo es el sistema económico que nos rige y que rige nuestras vidas, generando todo tipo de deshumanización en las sociedades, haciendo normal dentro de nuestras vidas, mentes y cuerpos el encierro y la dominación, sintiendo parte de nuestra cotidianidad el encierro que generan las urbanizaciones cerradas, vendiendo una falsa sensación de seguridad, creando así una burbuja dentro de la realidad, esa realidad que no queremos que nos toque.

Caminando por los pasillos del Preventivo de la zona 18, me dirigía al sector 13. Mientras mis piernas temblaban de miedo, me preguntaba qué carajos estoy haciendo acá, y reparé en analizar la realidad sobre la discriminación y el racismo estructural que hay en el país, que tiene de manera histórica y sistemática el despojo como un aparato de funcionamiento para la opresión y la dominación dentro del imaginario de los más sobre los menos.

Mi respuesta sobre la razón del porqué me encontraba en ese lugar, se responde cuando me analizo como una mujer indígena que desde la historia de nuestros pueblos puedo ver y recordar cómo mucho antes de la época de la fundación del estado y de la declaración de la “falsa independencia” que en realidad era promovida por los pueblos indígenas, existieron los primeros presos y presas políticas, hombres y mujeres indígenas que peleaban por su libertad y autodeterminación y por la posibilidad de poder tener sus tierras de nuevo, mismas que les fueron despojadas por la corona española.

Cuando veo lo que nos toca vivir hoy, muy poco ha cambiado, no hemos superado el vivir en un sistema colonial y estado-finca. En este país neocolonial es muy fácil apresar a una o un  indígena por su trabajo e ideas  y esta es la razón por la cual me encuentro acá hoy. Estoy en el preventivo de la zona 18, en el sector 13 específicamente, visitando a unos amigos, maestros de vida, personas que admiro mucho y quienes se encuentran presos por defender sus ideas, su lugar de nacimiento, presos por la solidaridad, por el pensar en colectivo, por resistirse al tiempo del capital que tiene como parte natural de su trabajo la estrategia del despojo.

Después de los meses de movilización ciudadana donde como país demandábamos justicia y cese a la impunidad y la corrupción, veo como una forma más de las miles y diversas que hay de corrupción la del encierro injusto a través de la prisión política. Sigue siendo una tarea pendiente para reivindicar para la sociedad civil. Pese a los numerosos esfuerzos personales individuales y  colectivos que hemos hecho, muy pocos logros ha habido, a pesar de que todas han sido aprensiones ilegales y de dudoso protocolo, sentencias condenatorias de cien años y demás, se ha mantenido de manera permanente desde la colonia la detención ilegal para lideresas y líderes indígenas que valientemente resistiéndose a la dominación, a la tiranía, a la esclavitud, de la teoría de los más sobre los menos, lucharon hasta el final por defender sus ideas y sus territorios.

Rigoberto Juárez y Domingo Baltazar, quienes ya casi llevan ocho meses de prisión injusta y previamente planificada por intereses espurios y poco éticos en el sistema de justicia de este país al servicio de los megaproyectos de energía y minería en territorios colectivos indígenas y mestizos pobres.

Después recuerdo que ésta ha sido la forma en la cual este país gobernado por la derecha y por los militares.

Después sigo caminado y veo cómo los no permitidos de estas sociedades son hacinados como animales en lugares poco salubres e indignos, camino y llego por fin a sentarme a una mesa donde tengo que pagar para sentarme. Rigoberto acompañado de su familia, quienes viven también la prisión política con él, me saludan con una sonrisa; Domingo llega y me cuenta que está enfermo y que necesita medicina…

 


lorenzo-speech

Fotografía Chris Posser

El pasado 3 noviembre se celebró la ceremonia en que la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala en Washington (GHRC, por sus siglas en inglés) entregó el Premio Alice Zachmann para Defensores de Derechos Humanos a Prensa Comunitaria.

El acto empezó a  las 18.30 en la iglesia St. Stephen’s en Washington D.C. y tuvo varias actividades previas al momento de la entrega de la placa conmemorativa de manos de Kesley Alford-Jones, Directora de la GHRC. Estuvieron presentes más miembros de la Comisión, de otras organizaciones de derechos humanos y de solidaridad con Guatemala; y se contó con la presencia de varios miembros de la Liga Maya Internacional, un grupo Q’ajnob’al con sede en Estados Unidos.

Lorenzo Mateo Francisco, Director de la radio Snuq´Jolom Konob´de Santa Eulalia y miembro de la red de comunicación comunitaria Prensa Comunitaria, recibió el premio con la siguientes palabras:

Señoras y señores, muy buenas noches a todos, mi nombre es Lorenzo Mateo Francisco; vengo del pueblo de Jolom Konob, Santa Eulalia, departamento de Huehuetenango Guatemala, yo soy Maya Q’anjob’al.

Vengo a representar, primero para agradecer a Dios y a Prensa Comunitaria el cual ha sido acreedor de este premio que significa todo un agradecimiento de parte de la comunidad internacional y quiero agradecer a todos ustedes que están en este momento, a los que han apoyado y los que están apoyando la lucha de los pueblos que defienden sus derechos. Gracias a ustedes por apoyar, gracias a la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala aquí en Washington, a todos los colaboradores.

Este premio lo vengo a recibir a nombre de mi familia Prensa Comunitaria. Siento un dolor en el corazón porque la libertad de expresión en mi país ha sido restringida por intereses económicos, políticos y por otros intereses que de alguna manera u otra han oprimido la clase pobre, a la clase campesina, a la clase rural y han tratado la manera de tapar la boca del pueblo. Todo esto ha sido la razón del porque nació Prensa Comunitaria.

Prensa comunitaria ha sido criminalizada, sus miembros en diferentes puntos del país han sido objeto de criminalización, de persecución, de agresiones… Han tratado la manera de callar la boca del pueblo a través de sus actitudes violentas.

Hoy doy gracias a Dios y nuevamente a todos y todas ustedes que nos han dado la oportunidad de venir a recibir este premio. Este premio nos compromete nuevamente a seguir  adelante en la lucha en defensa de los derechos humanos.

Los derechos humanos de nuestros pueblos indígenas son bases importantes de la vida humana como aparece en el artículo 35 de la Constitución Política de Guatemala, en donde narra de la libre expresión del pensamiento,  que es uno de los derechos fundamentales del ser humano. Aparece en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el cual ha sido ratificado por el Estado de Guatemala. De igual manera es uno de los derechos ratificados por Guatemala en los diferentes pactos internaciones. Sin embargo no ha sido así… de hoy en adelante

Todos nuestros compañeros y compañeras que han sido objeto de criminalización por defender sus derechos a la libertad de su territorio, varios de ellos actualmente son presos políticos; Rigoberto Juárez fue el fundador de la radio comunitaria Snuq’ Jolom Konob’ de Santa Eulalia para la cual yo colaboro como miembro del equipo de comunicadores sociales. Domingo Baltazar, actual preso político, Daniel Pedro Mateo uno de los fundadores de la radio Snuq’ Jolom Konob’, secuestrado y asesinado hace dos años o más.

Y actualmente la radio está cerrada desde el 20 de enero de este año por órdenes del señor Alcalde Municipal de Santa Eulalia. Y todavía hemos sido objetos de persecución, de amenazas, con todos los coordinadores sociales porque hemos acompañado a todos los pueblos del Norte de Huehuetenango por defender su territorio ante tres grandes poderosos, empresas internacionales de hidroeléctrica, por acompañar a los pueblos nos ha tocado esa violación.

Actualmente nuestra radio está cerrada, pero aun así, el grupo de comunicadores sociales de la radio Snuq’ Jolom Konob’ apoyado por el grupo de Prensa Comunitaria a nivel nacional está trabajando por vía internet, pasando información de los acontecimientos que suceden en el norte de Huehuetenango, así como también por los 14 municipios organizados que conforman el Gobierno Plurinacional en Huehuetenango, como también ha hecho reportes y trasmisiones de las otras violaciones  que han sufrido a nivel nacional, con el acompañamiento de prensa comunitaria.

Nuevamente agradezco esta muestra de cariño, lo vengo a hacer a nombre de Prensa Comunitaria. Mis compañeros de Prensa Comunitaria: ¡siéntanse orgullosos en este momento! también quiero agradecerles por la confianza que pusieron en mí por haberme nombrado a venir a recibir este premio. También lo hago a nombre de mi familia que me han apoyado mucho para seguir en esta misión.

Siento un nudo en la garganta que casi no soy capaz de detenerme pero es por agradecer también  a mi familia mi esposa, mis hijos; así como también a muchos de mis vecinos, como también a todos los miembros del Movimientos Social de Santa Eulalia  y de los otros municipios que han sido afectados, que han sido también acompañados por Prensa Comunitaria, Prensa Comunitaria ha sido protagonista de la difusión de estas violaciones en contra de los derechos de los otros.

Muchas gracias y Dios el creador los bendiga a todos y a todas.

Ver reportaje fotográfico completo en: https://ghrcusa.wordpress.com/2015/11/10/2015-alice-zachmann-human-rights-defenders-award-ceremony/

 

 


ENTRE LA MILPA

Por: Pablo Sigüenza Ramírez

Las movilizaciones civiles producidas entre abril y octubre del año en curso tuvieron como exigencia central el cese a la corrupción. Demanda latente desde hace décadas alimentada por el destape público de los casos de soborno y cobros ilícitos tanto en el IGSS como en la SAT. En ambas instituciones, el robo y el saqueo del Estado se ha producido impunemente desde hace varios períodos presidenciales. Ya era hora de apresar a unos cuantos personajes de la larga cadena de sinvergüenzas que han administrado ambos espacios. Hay otros ex funcionarios que robaron pero que hoy gozan el fruto de su ratería en plena impunidad.

Al quedar ligados a procesos judiciales los cabecillas de ambas bandas del crimen de defraudación, incluidos los ex mandatarios electos por el partido patriota, las movilizaciones perdieron fuerza. Luego llegaron las desastrosas elecciones generales y con la segunda vuelta electoral el clima de indignación social pareciera haber bajado sus revoluciones al mínimo.

Desde el exterior se felicita a Guatemala por demostrar que con movilizaciones pacíficas se puede deponer a un presidente corrupto. Otros analistas hacen referencia al control milimétrico que desde la Embajada de Estados Unidos se tuvo de toda la movilización para evitar que se desbordara hacia otras demandas de la población guatemalteca. Es posible que Guatemala haya servido de laboratorio para probar procesos sociales a ser replicado en otros países. No sería la primera vez. Lo mismo sucedió en 1954 y durante varios momentos de la guerra interna.

Aún reconociendo en las personas y grupos que se movilizaron durante tantas semanas su capacidad de manifestar indignación a través de la acción colectiva de movilizarse sábado con sábado, es necesario señalar que los temas pendientes de la sociedad guatemalteca son muchos y son graves; y por lo tanto, hay que seguir accionando con la voz, con las manos, con los puños, con el corazón, con el pensamiento y con los sentimientos. Los corruptos siguen gobernando hoy y estarán en los ministerios los próximos cuatro años. Los corruptos ganaron las diputaciones y las alcaldías. Los corruptos son jueces y fiscales.

La desigualdad social se hace más ancha. Seguimos siendo el país de América Latina con los mayores índices de desnutrición crónica infantil. Seguimos ganando salarios de hambre en el campo y en la ciudad. La violencia contra los niños y niñas sigue siendo un estúpido patrón de educación. Seguimos fomentando mentiras como la independencia y la conquista para crear un falso ideario nacionalista en lugar de construir un país plurinacional reconociendo que los pueblos Mayas son naciones. Fomentamos en nosotros, ilusiones de desarrollo teniendo como modelo a los países del norte que son los más consumistas, obligándonos a querer transitar un camino hacia el desarrollo que en realidad no existe. La violencia contra las mujeres, producto de una forma patriarcal de pensamiento, se reproduce en las escuelas, en las iglesias, en el mismo gobierno y en la familia. Las leyes siguen flexibilizándose para permitir que las empresas se roben el agua, los minerales, las maderas de los bosques y selvas, el petróleo, la fertilidad de la tierra, la fuerza de trabajo de los guatemaltecos trabajadores y campesinos. Las leyes se fortalecen para reprimir a los que se oponen a este despojo.

Por supuesto que no todo está perdido, pero la solución no pasa por las falsas esperanzas en que el gobierno que viene será mejor. De hecho es previsible que muchos males se agudicen pues la aplicación de políticas neoliberales anuncia su continuidad con el gobierno electo. Nos queda entonces seguir en la acción colectiva por fiscalizar, por educarnos, pos hacernos pensadores y actores en esta realidad que aunque adversa tiene en sí misma la posibilidad de cambio hacia algo mejor, una sociedad con humanismo, con buen vivir. La tarea es organizarnos y caminar con una Guatemala diferente dibujada en el horizonte.

 


En la ciudad de Washington, DC en los Estados Unidos la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala en Washington (GHRC siglás en inglés) anunció en septiembre pasado que entregará el Premio Alice Zachmann para Defensores de Derechos Humanos a la red de comunicadores que conforma Prensa Comunitaria.

Para ello se celebrará la ceremonia el 3 noviembre a las 6:30 PM (Hora Estados Unidos) en la iglesia St. Stephen’s en Washington D.C. en ella estará presente para recibirlo Lorenzo Mateo Francisco director de la radio Snuq´Jolom Konob´de Santa Eulalia y miembro de la red de comunicación comunitaria.

La GHRC ha elegido premiar a Prensa Comunitaria por su labor comprometida con el periodismo de base y su enfoque en las luchas comunitarias que raras veces reciben la cobertura mediática merecida en los medios masivos. Según su misión, Prensa Comunitaria aspira crear un espacio para debate sobre una gran gama de temas sociales con la meta de fortalecer la democracia en Guatemala.

Despues del evento, Lorenzo participará en una gira con GHRC en varias ciudades de los Estados Unidos. Como parte de la gira, Lorenzo será el ponente principal en el Encuentro Anual del Chicago Religious Leadership Network, una red de individuos y comunidades solidarios con Latinoamérica.

Este premio es nombrado por la fundadora de GHRC, el Premio Alice Zachmann para reconocer a un/a defensor/a, organización o comunidad, que ha demostrado un compromiso en la defensa de los derechos humanos a través de la no violencia y que, por su trabajo, ha sido expuesta a amenazas, violencia y otro tipo de ataques. Este reconocimiento sirve para que en el ámbito internacional se conozca la valiosa labor que quien lo recibe realiza en Guatemala y así contribuir en su continuidad a largo plazo.

En este caso desde la GHRC argumentaron que “Prensa Comunitaria nos ha impresionado como modelo alternativo que busca realizar análisis, promover y apoyar a jóvenes periodistas y a radios comunitarias, así como contribuir en el debate sobre temas de importancia para la ciudadanía con miradas críticas y contundentes. GHRC reconoce y valora el trabajo de los analistas y corresponsales que participan en Prensa Comunitaria como algo esencial para abrir espacios de intercambio y difusión de información. En un contexto muy peligroso para periodistas – y con sistemas de poder que buscan silenciar y reprimir – la red de corresponsales de Prensa Comunitaria enfrenta riesgos y amenazas, mas sin embargo ha podido mantener y expandir su valiente labor la cual implica también la defensa del derecho a la libertad de expresión y a la libertad de prensa.”

Siga la entrega en vivo desde: http://www.ustream.tv/channel/prensa-comunitaria


Fuente: iueuropa.org

 

Por Nelton Rivera.

Marina Albiol Guzmán actualmente es diputada de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo y portavoz de la delegación de la Izquierda Plural[1], ella elevara al Parlamento Europeo una serie de denuncias en contra de empresas europeas asentadas en Guatemala por distintas violaciones cometidas.

“Vamos a denunciar como continúan operando las transnacionales aquí en Guatemala, como continúan saqueando los recursos naturales, como continúan espoleando los recursos naturales, implicadas a esas violaciones a los derechos humanos… también el Estado español tienen una responsabilidad con estas multinacionales porque muchas son de capital europeo y de capital español.”

En octubre del 2014 la diputada al parlamento Europeo cuestiono a la Alta representante y vicepresidenta Ashton en nombre de la comisión por las reiteradas y graves violaciones a los derechos humanos cometidas contra el pueblo Maya Q’anjob’al y mestizo de Santa Cruz Barillas en Huehuetenango, violaciones echas por la empresa Ecoener Hidralia Energía de capital español dueña de la empresa Hidro Santa Cruz.[2]

La empresa Hidro Santa Cruz sería una de varias  empresas señaladas ante el Parlamento Europeo, pero existen 27 centrales hidroeléctricas de capital europeo funcionando en Guatemala, más 20 proyectos en estudio de construcción.[3]

La conflictividad social de la empresa española en Barillas ha provocado la existencia de siete presos políticos por la defensa del agua y el territorio actualmente en prisión en Huehuetenango y en el Centro Preventivo para hombres de la zona 18 en la ciudad de Guatemala.

Vea la entrevista aquí:

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente: Canal Antigua.



[1] Izquierda Unida en el Parlamento Europeo. Marina Albiol. http://iueuropa.org

[2] Respuestas de la Alta representante y vicepresidenta Ashton en nombre de la comisión. Parlamento Europeo. 31 de octubre 2014.

[3] Ibidem.