Guatemala Comunitaria

Movilización mundial por Ayotzinapa. 20 de noviembre de 2014, Guatemala.

 

Por Jonatan Rodas – Maestro en Antropología.

El 20 de noviembre cerca de las tres de la tarde Ignacio comenzó a caminar. Fueron cerca de tres metros de distancia de caminata sin valerse de nada más que de sus propios pies. La alegría de quienes lo vimos fue inmensa. Bien pensado el acontecimiento se trataba ni más ni menos que de sus primeros pasos en el mundo, sus primeros pasos solo. En adelante el Nacho comenzará a caminar más y más y de manera progresiva irá recorriendo más distancias, como espero que sea. Esta vez caminó hacia mí pero estoy seguro que a medida que vaya descubriendo el mundo que le toca vivir su dirección muchas veces irá por caminos opuestos a mi existencia, como es necesario que sea, pero también muchas veces en contra de mi voluntad y mis deseos.

Ese mismo día muchos otros caminaron también, pero lo hacían no para descubrir un nuevo mundo como mi Nacho sino para protestar contra el mundo que se les negó a otros cuarenta y tres. En mi condición de padre desde que supe del caso de esos cuarenta y tres estudiantes desaparecidos por el estado mexicano no dejé de pensar en sus padres y en sus madres, en el dolor que podrían sentir ante la incertidumbre del paradero de sus hijos, o quizás la terrible certeza de que fueron asesinados. Pensaba en el Nacho (o quizás más en mí) y en el terrible dolor que podría causarme su desaparición. Ahora que comenzó a caminar me asusté más. Tendré que estar más atento a los lugares por donde camina, a las cosas que toca y a los obstáculos que encuentre. Quizás un día de tantos (como ya sucedió) me sienta culpable porque se cayó. Pero es seguro que en el futuro no estaré cerca de él, y el tampoco querrá que yo esté.

Como me gustaría poder evitarle cualquier dolor, que no creciera nunca y que nunca tuviera que correr el riesgo de ser agredido por pensar y actuar fuera de la norma y el status quo. Pero es imposible. Una vez que alguien empieza a caminar no se le puede detener, no se le debe detener. La emoción que me produjeron sus primeros pasos me devolvieron por un instante versos que en otras épocas iluminaron mis sueños. “Caminante no hay camino” decía Antonio Machado. Y fui feliz de recordar. Pero también recordé la contundencia aún mayor de Roque Dalton cuando decía

Uno tiene en las manos un pequeño país,

horribles fechas,

muertos como cuchillos exigentes,

obispos venenosos,

inmensos jóvenes de pie

sin más edad que la esperanza[1]

Y es verdad. Es verdad como el poeta dijo que preguntarán qué fuimos, quizás su padre, su madre, quienes ahora estamos cerca de él, preguntará quienes le antecedieron y a quienes maldecir (o bendecir) con el recuerdo. Y, abusando del parafraseo, o único que puedo decir es que para eso estamos aquí (su madre, yo, y todos quienes lo queremos) custodiando para él el tiempo que nos toca. Y he querido grabar el momento en mi memoria (también lo hice en el teléfono) porque esta memoria luego será de él. Y sabrá que el día que el caminó caminaron muchos más por aquellos a quienes les fue truncado el paso, por aquellas madres y padres que no verán a sus hijos caminar más y por todos los que vendrán después. Voy a guardar ese momento en una cajita de memoria donde él algún día él lo podrá encontrar, que quiera hacer con él eso no lo sé, pero sí sé que el mundo que yo quiero mostrarle en este momento es uno donde el abuso, la prepotencia y el irrespeto a la condición humana no tengan lugar, y si lo tenga la aspiración de un mundo más justo, equitativo y respetuoso. Esos son los caminos que yo le puedo trazar para su largo caminar, espero que en el futuro formen parte de su trayectoria y aún más que lo hagan de manera renovada y mejor, como él y otros hombres y mujeres del futuro lo sabrán hacer. Por eso estoy aquí, gritando de emoción al verlo avanzar, diciéndole que siga, que vaya más. Que camine y que camine con muchos más. Su sonrisa es de sonrisas colectivas, el poeta lo sabía muy bien. Y hoy que miles y miles rememoran y exigen la presencia de los cuarenta y tres estudiantes de Ayotzinapa, es necesario volver a evocar las palabras de ese poeta:

 Porque veo la salida del sol

lleno de flores, talcos y juguetes.

soy feliz por la niñez futura

cuya ágil estatura nueva,

la llevo guardada en mi corazón

pobrísimo.

soy feliz con mi alegría

porque nada puede impedir

el nacimiento de los niños

al finalizar mi siglo 20

bajo otra forma de vivir

bajo otro aire profundo.

soy feliz por la niñez del mundo

venidero….[2]

Cuarenta y tres más se han sumado a la larga historia de lucha de mujeres y hombres de este continente. Y nosotros con el Nacho queremos proclamarlo a grandes voces, llenos de júbilo universal[3].

[1] “Por qué escribimos”, Roque Dalton.

[2] Retorno a la sonrisa, Otto René Castillo.

[3] Ibidem.


EL FUTURO ES NUESTRO

Resultado de la consulta:

NO: 23,391;

SI: 139;

NULOS: 297

Por: Jesús Hernández

Fotografía: Jeff Abbott

Mañana de frío y calor. Cuando estás dentro de la casa sentís frío; salís un poco al patio para calentarte un poco y ya sentís que el sol te quema. Así es el occidente, sentir el frio te anima a caminar más rápido y los vientos de Noviembre soplan fuerte, fuerte en Pachaj…  pero esta vez el trayecto lo hicimos en carro.

La mañana del domingo 9 de noviembre recorrimos las aldeas del municipio de Cantel, para acompañarles en la fiesta cívica de la CONSULTA COMUNITARIA. Todas las aldeas tienen al lado de sus calles y alrededor de las casas el cultivo de maíz; fue hermoso ver que muchas familias estaban realizando la tapisca del maíz. Ha comenzado el trabajo en familia, recoger la cosecha “que gracias a Dios sobrevivió un poco  a la sequía uste’ –decía el vecino-, terminamos un poco nuestro trabajo y nos vamos a ir a votar. Tal vez en la tarde; sí, en la tarde, pero vamos a ir… ¿por qué no íbamos a ir pues, si es por nuestro maíz, nuestro agua que vamos a cuidar?”.

En la orilla del camino se miraban las redes de mazorca amontonadas, esperando que pasara el vehículo que iría a recogerlos para llevarlos a casa y así  empezar a deshojar y seleccionar la mejor semilla de la próxima siembra. Las semillas elegidas serán colgadas en el corredor de la casa, se presentarán al altar como bendición de lo recibido.

Vista de Cantel, municipio de Quetzaltenango, ubicado en el altiplano de Guatemala

El resto de maíz se pondrá en el patio o en el techo de la casa para secarlas durante 15 o 20 días. “no más días, porque todo tiene su cálculo”… El paisaje que ahora es de color café claro, pasará a ser amarillo en muy poco tiempo, porque la mazorca estará tendida en los amplios patios, esperando el sol de cada mañana que la secará y dejará lista para consumir durante el año. De acuerdo a la religión de la familia, la celebración de bendición se hará en la iglesia y se compartirá la comida y el tamalito, porque “para todos da diosito”.

Rodea a Cantel grandes cerros y montañas que guardan y protegen el espíritu del agua; la mayoría de sus cerros son recursos valiosos de fuente de agua que aprovechan las aldeas que están en sus orillas. “Las montañas y los cerros tienen su nahual, tienen vida y son sagrados. Esa es su energía” nos decía con mucha seguridad Esperanza.

Así miramos en Pachaj el cerro Quiac, lugar sagrado para celebrar ceremonias, ritos, celebraciones de todos los vecinos que suben a él para ver el hermoso paisaje o para caminar y compartir con la familia… Aunque hoy en día es un cerro particular, el dueño está haciendo poco a poco las mejoras para que sea cuidado, respetado y que sirva para eso que quiere la comunidad: celebrar sus ceremonias mayas.

Solo así se puede comprender las palabras del representante de la Estancia, don Walter González que nos decía: “hacemos esta consulta porque no queremos que vengan a explorar y explotar el recurso natural, los árboles y la naturaleza de Cantel, porque debilitaría nuestra tierra y el futuro de nuestros hijos”.

La realización de la Consulta

Esa mañana del domingo era fiesta en las aldeas de Cantel. En la Estancia, aprovechando el día de mercado, las familias iban al centro de votación; los centros estuvieron ubicados en la escuela o el salón comunal. Con el apoyo de la oficina de Derechos Humanos, se aseguraba que el proceso de consulta se hiciera en el mejor ambiente de fiesta y encuentro comunitario.

Familias completas entraban y salían de los centros de votación; en cada centro estaban ubicadas las mesas según la edad: de 7 a 12 años; de 13 a 17 años y, la mesa de 18 en adelante. De acuerdo al número de habitantes en la aldea, así también se facilitaban las mesas para que pudieran votar. “Esta es una participación abierta; parte de la costumbre de nuestros abuelos y por eso es que desde niños deben empezar a participar para cuidar lo que es de todos” decía don Juan José Colop, secretario de la consulta comunitaria en la aldea Xecam.

De acuerdo a las pláticas breves que sostuvimos con los representantes de las comunidades, escuchamos que la consulta comunitaria les llevó mucho tiempo organizarla y sobre todo, que los vecinos y vecinas tuvieran claro el por qué se hacía. “somos una red de comunitarios que a partir del 2006 oímos que aquí en Cantel se tenía autorización para la explotación minera; hicimos visitas, siempre con nuestros delegados, para averiguar si esto era verdad o no. El Estado debería informar a la comunidad pero nunca se hizo. Así pasa el tiempo y pedimos al alcalde municipal que ayude a aclarar la situación…”

Utilizando el cable local se proyectaron algunos documentales sobre el impacto de las empresas mineras en la población; el conflicto y divisiones entre comunitarios. Nos explicaron que cada comunidad tenía la misión de convocar a los lideres y autoridades comunales para informar a todas y todos los vecinos… proceso que llevó hasta la consulta número 74, número que contabilizan las organizaciones sociales.

Tenemos información que se tiene autorizados 97 km2 para la exploración, mire el croquis… solo imagínese, todos esos kilómetros hacen que los 22 km., que tiene Cantel puede que desaparezcan sus cerros y montañas. Es decir, perderemos lo más valioso, nuestra agua”.

“…Por eso aquí tenemos claro que no se acepta ningún tipo de exploración -nos decía don José Sam-, pero eso sí, esta consulta nos está ayudando a tomar conciencia que debemos cuidar mejor nuestra fuente de agua, los bosques y pensar en el desarrollo que queremos, cómo lo queremos y cómo lo vamos a trabajar; porque ya ve, de ahí tomamos el agua, sacamos leña para el fuego, pero tenemos que hacer algo todos juntos para empezar a ver como lo cuidamos mejor. Esta consulta está ayudándonos a tomar esa conciencia”

En la región hay algunas instituciones y centros educativos que realizan una enorme labor, y en silencio a veces, de reforestación y cuidado del bosque. Algunas donan los árboles y los estudiantes de las escuelas o personas organizadas se suman a la reforestación.

Don Marcos Tzul y don Pedro Pérez de Chirijquiac, compartían la preocupación de organizarse mejor para cuidar la montaña y el agua; es verdad que se cuenta con guardabosques y que hacen trabajos de reforestación pero que todavía no es suficiente: “viene mucho trabajo después de esta consulta

En cada aldea se sumaron durante el día muchas personas a emitir su voto. Filas de mujeres, de niños y niñas, jóvenes y ancianos, todos a sumarse a la defensa de sus recursos.

El resultado fue contundente, Cantel trabaja por su derecho a la consulta y a la libre determinación de los pueblos: “Es un acto sencillo pero profundo, se trata de constatar que las personas somos, por principio, seres humanos y que tenemos el derecho pleno a decidir y demandamos respeto. Decidir y consultar sobre nuestros derechos sobre los recursos es una obligación que el Estado tiene hacia sus ciudadanos. Este ejercicio nos llama a articularnos mejor como pueblos indígenas y reflexionar sobre nuestra participación política” –Benito Morales-.

Ya entradita la tarde nos quedamos en el parque de Cantel para tomarnos un rico caliente de frutas… las radios comunitarias se encadenaban para la conferencia de prensa que daría el Consejo de Autoridades Comunales, indicando que todavía hay muchas personas en las mesas de votación y por lo tanto, se ampliaba la hora de cierre hasta que todos emitieran su voto…

Nosotros cerrando el zíper de la chumpa, nos arropamos y salimos para un próximo encuentro…


Por: Luis Ramírez/Estocolmo, Suecia.

El martes a las 14:00 hrs. el Museo del Nobel, ubicado en la Gamla Stan (Vieja Ciudad o centro histórico de Estocolmo) realizó la charla sobre: “Rigoberta Menchu Tum; vida, lucha y Guatemala 22 años después del Premio Nobel”.

Algunas personas se encontraban en la pequeña plaza frente al Museo del Nobel esperando la llegada de la Doctora Menchú, el frío no fue un inconveniente. El ambiente era de expectativa. Al entrar al museo, los visitantes se identificaban y confirmaban su reservación para asistir a la actividad. Dentro del museo, la charla de Rigoberta Menchú se realizaría en un área al centro del museo y posterior a la recepción y el vestíbulo, un área con columnas  muy agradable  he iluminada para la ocasión. El recinto estaba lleno, y muchos estaban dentro con cierta antelación.

El trípode está en su lugar, cerca del escenario. !Se escuchan aplausos! y dirijo la lente de mi cámara para capturar lo que sucede; es Rigoberta Menchú que es recibida entre aplausos, abrazos y los flashes de las cámaras. La doctora saluda a algunas personas, se toma unos segundos para acariciar a un asistente muy pequeño, un bebé de seis meses que asistió a la actividad con su madre y que no era el único. El evento contaba con la presencia de seis bebés – a ojo de buen cubero-. Cualquiera puede pensar que Suecia es un país para que los niños vivan bien !y no se equivoca!.

Mientras Rigoberta se para al centro del escenario preparado para su charla,  se le coloca  el micrófono. Los organizadores de la actividad hacen una reseña breve respecto a  la galardonada que recibió el Nobel en el año 1992.

La Doctora lleva para el museo uno de los veinte güipiles que recibió de las comunidades mayas luego de recibir el premio Nobel de la paz y refiere lo siguiente:

“Este es uno de los veinte güipiles que me regaló el pueblo maya cuando recibí el premio Nobel de la paz, hace  veintidós años. Es un arte, pero no solo es arte… sino es una letra; esto narra una filosofía ancestral, narra una cosmovisión. También esto es una ciencia de armonía y de convivencia. Ningún Güipil se repite de nuevo, es decir  hay otros más hermosos, pero no siempre tienen el mismo mensaje.

En efecto, Menchú se refiere a la cultura que hay en los pueblos mayas de registrar su cotidianidad o acontecimientos a través de los diseños de sus textiles, cosa que irónicamente pasa desapercibido para la población mestiza o ladina, bien por que es menospreciado, bien por que puede estar en otras ocaciones codificado.

Habló sobre la importancia de la memoria, pero no de una memoria individual sino una memoria colectiva y recalco lo importante que es que los jóvenes tengan conciencia de la historia y de los acontecimientos de Guatemala y lo que sucede en el mundo. Habló de la importancia  del papel de los Nobel, sobre todo mujeres, y de su  misión personal como agente de paz.


Imagínese usted que   un día en su cotidianidad después de compartir el desayuno con su familia y cuando se dirige de la mano de su hija a abrir el negocio que sirve como parte del sustento diario de pronto son abruptamente interceptadas y violentadas por 40 miembros de la temible   y represora policía nacional civil de Guatemala.   Así fue capturada el día 29 de octubre en la comunidad Cruz Blanca la dirigente comunitaria Bárbara Díaz Surin, maya Kaqchikel, de San Juan Sacatepéquez.

¿Por qué la capturaron? Nosotras no podemos decir las razones, pero si podemos explicar a qué obedece esta captura.

Las 12 comunidad Kaqchikeles en resistencia de San Juan Sacatepéquez han desplegado una lucha comunitaria frontal contra la expropiación de territorio ancestral comunitario, han luchado por la vida, el agua, el bosque que ha logrado frenar la imposición de la Cementera San Gabriel –Cementos Progreso. Los costos se traducen en asesinatos, órdenes de captura, privados de libertad, y la imposición de cuerpos paramilitares para el control interno no militar de las comunidades. A partir de la Consulta Comunitaria en julio de 2007 donde 8, 948 personas votaron por la no construcción de la cementera y tan solo 4 personas lo hicieron por el si, se han registrado que a partir de esta fecha se incrementaron los riesgos, ataques, persecuciones e intimidaciones a dirigentes y dirigentas.

El día viernes 24 de octubre mujeres de las 12 comunidades de San Juan Sacatepéquez se movilizaron por las calles de la Ciudad de Guatemala, de forma pública, pacífica y no violenta para demandar que se finalice el Estado de Prevención número 6-2014 impuesto desde el 22 de septiembre del año en curso. La marcha denunció el acoso sexual contra niñas y mujeres por parte de miembros de la policía y el ejército. La organización pacífica de las mujeres es una amenaza para el Estado guatemalteco, porque visibiliza la exacerbación de la fuerza brutal, característica de la represión contra insurgente que el actual gobierno ejecuta desde sus   políticas militares en los territorios a nivel nacional.

 No fue una captura cualquiera, ésta se realiza dentro de un Estado de Prevención (que funciona como un Estado de Sitio) y que ha sido prorrogado para avanzar con la construcción del anillo regional metropolitano, en un marco legal militar que garantiza la no oposición de las comunidades.

¿Quién es doña Bárbara Díaz Surin?

Es una mujer como varias de las mujeres guatemaltecas, que sueña ver crecer a sus hijas e hijos dentro de un mundo justo, sin violencia, sin contaminación y sin militarización; sueña con que los niños tengan la posibilidad de jugar libremente y que vayan a la escuela sin ser interrogados por los soldados en los caminos y que se frene el proceso de empobrecimiento. Bárbara es madre, ha sido dirigenta comunitaria, activamente aporta a la organización y lucha por la defensa de los territorios. Con su trabajo y su vida cotidiana ha dado ejemplo de la dignidad de miles de mujeres trabajadoras comprometidas con las luchas comunitarias por la defensa de vida.

La noche del 30 de octubre, el juez del juzgado de turno en Mixco la ligó a proceso por asesinato y dictó la siguiente audiencia para la fecha 5 de enero de 2015.

Ante esto nos hacemos las siguiente preguntas ¿Qué mensaje quiere dar el gobierno cuando captura a una mujer kaq’chikel de una comunidad organizada contra proyectos extractivos? ¿Quién asumió el día de ayer y hoy el cuidado de la familia? ¿Quién asume el aporte económico diario que sustenta a la familia de Bárbara? ¿Qué efectos emocionales se han producido en los niños al ver a su madre capturada? ¿Qué respuesta militar espera la sociedad guatemalteca que de el presidente a los hijos de los y las presos políticos?

San José Costa Rica 31 de octubre.

 

Comité de liberación de Bárbara Díaz Surin.

Comité internacional de solidaridad con San Juan Sacatepéquez.

Asociación de Mujeres Indígenas de Santa María Xalapán, Jalapa.

 

 


En San Juan Sacatepéquez municipio del departamento de Guatemala,  a las 7:30 horas en el lote 226 B fue detenida doña Bárbara Díaz Surin, es maya Kaqchikel, vive en la comunidad Cruz Blanca en San Juan Sacatepéquez. Ella está siendo criminalizada por oponerse a la construcción de la planta cementera “San Gabriel” de la empresa Cementos Progreso en su municipio, por considerar que atenta contra la vida.

En los medios de comunicación corporativos a ella se le está vinculando a los hechos ocurridos en la comunidad Los Pajoques los días 19 y 20 de septiembre, hechos que justificaron desde el gobierno de Guatemala la imposición de un Estado de Prevención en las comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez, es importante desmentir esta acusación, a ella se le acusa por un asesinato en relación a hechos sucedidos meses atrás y no por lo sucedido en Los Pajoques, su detención es evidentemente política por ser ella la  autoridad comunitaria de Cruz Blanca  y  por ser quién asume la representación de la comunidad en espacios públicos.

La detención fue realizada en la aldea Cruz Blanca cuando ella se dirigía a su negocio en la comunidad Pilar I, mientras ella iba a dejarle desayuno a un trabajador en su terreno, iba acompañada de su pequeña hija de 9 años de edad.

La detención la realizaron un aproximado de 40 agentes de la Policía Nacional Civil PNC, ella narró que solamente vio a un mujer policía dentro de un fuerte grupo de policías,  quienes utilizaron la violencia para detenerla, en la piel de sus brazos son evidentes varios moretones provocados por los policías.

Doña Bárbara es autoridad comunitaria, desde hace años ella es presidenta del Consejo Comunitario de Desarrollo COCODE y representante de su comunidad una de las doce comunidades en oposición a la construcción de la cementera y de la carretera “Anillo Regional”.

El ambiente dentro de la cárcel es terrible, ella está sola como mujer en una cerceleta rodeada por hombres que la acosan y violentan. Ella está recibiendo agresiones verbales en éste momento, además el equipo de mujeres corresponsales que ingresaron a la carceleta para verificar las condiciones de doña Bárbara fueron acosadas sexualmente por los hombres dentro de la cárcel.

Ella pide que oren por su situación, además expresó estar contenta de que la apoyen, ante la pregunta: ¿Por qué cree que la detuvieron? doña Bárbara respondió “por defender la vida de mis hijos, es fue el motivo que cometí”.

La policía realizó la detención sin darle a conocer el motivo de la detención. Fue hasta que ella fuera ingresada al Juzgado en el municipio de Mixco que le indicaron que había sido detenida por asesinato y pasaron más de 24 horas para que fuera escuchada en primera declaración por un juez, los abogados defensores denunciaron fuertes anomalías en el proceso de detención y garantías constitucionales para su primera declaración.

Cobertura Colaborativa: Quimy De Léon de Prensa Comunitaria y Prensa Opal.

Fotografía Quimy De León

 


Por Alba Hernández y Maribel Segura 

5 de noviembre de 2014 en la ciudad de México, diversas universidades públicas y privadas, así como alumnos de educación media superior, académicos, sociedad civil y organizaciones sociales, se dieron cita a las 4:00 pm afuera de la residencia oficial de Los Pinos, para participar en la tercera jornada global de acción por Ayotzinapa.

El gobierno mexicano detuvo recientemente al ex alcalde José Luis Abarca en compañía de su esposa, presuntos responsables de la muerte de seis personas y la desaparición de 43 normalistas. Al mismo tiempo el gobierno cita a los padres de familia para informarles sobre la detención de la pareja Abarca, pero sin avances reales acerca del paradero de sus hijos, hecho que ha indignado a la sociedad mexicana.

El contingente de manifestantes lo encabezaron los padres de familia, después los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en seguida las normales rurales de Oaxaca, Chiapas, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, posterior las cinco normales urbanas, después los del INMBA, el Conservatorio de Música, IEMS, Arte- Centro, y los grandes contingentes de la UNAM, Politécnico, UAM, UACM, ENAH, Ibero, La Salle y demás centros educativos.

La movilización fue acompañada con un grito de reclamo por la aparición de los 43 estudiantes desparecidos, entre las consignas está contar del 1…al 43 y después gritar ¡Justicia!. Justicia para un pueblo que ha va perdiendo todo, porque en México este caso no es aislado, en este país existen 25,000 mil desaparecidos y el Estado no ha dado muestras de apoyo y mucho menos de resolución a esta problemática.

La sociedad civil acompaña el andar de los manifestantes, porque en México la esperanza se está diluyendo, como lo menciona una mujer “si matan a nuestra juventud, ya no tendremos nada”. Desde el Norte hasta el Sur, se han dado muestras de solidaridad hacia los 43 normalistas desaparecidos, y es que en México ha todos ha tocado el secuestro, asesinatos, desapariciones, y desempleo.

Los jóvenes de ahora no tienen un futuro prometedor, por eso se les llama los “ninis”es decir lo que ni trabajan, ni estudian. Pero ¿será verdad?, en la mega marcha muchos eran los jóvenes que con el rostro descubierto gritaban consignas de “ Peña, te metiste con la generación equivocada”.

Al llegar al Zócalo, los padres de familia tomaron de nuevo el micrófono para agradecer la solidaridad de los capitalinos, asegurando que no pararán hasta encontrar a sus hijos, 43 muchachos que han acaparado la opinión internacional desde Asia, África, Europa y América y han hecho visible la barbarie de México.

Es importante señalar la participación de la iglesia a través de los Ecuménicos, quienes realizan un ayuno de 48 horas exigiendo la aparición de los 43 jóvenes, han montado en el Zócalo un campamento y una ofrenda con fotografías de los desaparecidos.

En los medios de comunicación nacional, se habló poco de la marcha que aglutinó a miles de personas ya que el último contingente arribó a las 9:00 de la noche al Zócalo. Sin embargo los medios se centraron en un metrobús que fue quemado en la estación Ciudad Universitaria, cerca de la UNAM, cobertura total donde los lemas fueron: vandalismo, delincuentes, pérdidas económicas, y con ello apoyaron las acciones que los granaderos realizaron, entre las que estuvieron lanzar balas de goma a los estudiantes; hoy, uno se encuentra hospitalizado, además capturaron a siete más, a quienes se les atribuyen los disturbios.

Hoy, 6 de noviembre continúan diversas movilizaciones de los estudiantes en apoyo a los normalistas de Ayotzinapa, se están realizando cercos a dependencias de gobierno, así mismo mesas redondas, actos culturales y marchas. Con una idea clara, denunciar los hechos del gobierno, su incapacidad y como único responsable de la desaparición de los 43 normalistas.