Guatemala Comunitaria

Matilde Col Choc

Por Rony Morales

Ella es maya Q’eqchí nació el 14 de Marzo del 1954 a eso de las 10 de la noche en la ciudad de Cobán Alta Verapaz, departamento de Guatemala, sus padres son Francisco Col Pacay y Albertina Choc, juntos tuvieron seis hijos e hijas más. “Mati” como cariñosamente le decían los amigos y amigas, era soñadora, aplicada y estudiosa.

Matilde fue la sembradora de la semilla de la educación Bilingüe en Guatemala, fue maestra de educación bilingüe, actividad que desarrollo en el instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica -IGER-, convirtiéndose desde la comunicación a través de la radio en una de las principales promotoras.

Matilde Col Choc vuela con el alma a través de sus palabras y escribe en 1982 un poema titulado “Pequeño niño”.  En sus letras le escribía a un bebé que nacería tiempo después. Sin embargo Matilde no sabía que en poco tiempo sería secuestrada y desaparecida por el ejército de Guatemala en el año 1983.

Luchó incansablemente por promover la importancia del reconocimiento e incorporación en el sistema de educación en los idiomas maternos mayas en el país, ésta tarea la lleva a desempeñar en el cargo de conductora de un programa enla  radio desde -IGER-.

La escritura y educación desde el idioma materno maya Q’eqchí fueron prioritarios para ella,  al mismo tiempo lucho por el reconocimiento de todos los idiomas mayas y la importancia de practicarlos a todo nivel,  su trabajo la convirtió en una de las primeras en traducir textos del idioma castellano al idioma Q’eqchi’ insistiendo en lo valioso de la cultura de la población en el territorio Q’eqchi’.

El 13 de enero de 1983 en Cobán, miembros del ejército de Guatemala en un reten en la carretera detuvieron y desaparecieron a Matilde, con ella viajaba Otto él corrió la misma suerte.  El contexto de los años ochenta fueron el recrudecimiento de la política contrainsurgente del Estado contra las comunidades indígenas.

Matilde una lideresa indígena correría la misma suerte que miles de personas más durante la aplicación del genocidio, 33 años después sabemos que fue asesinada y enterrada en una fosa común en el antiguo destacamento militar.

La familia de Matilde sabe que ella se  transportaba en un bus público en la carretera entre Tactic y Cobán en Alta Verapaz, cuando un retén militar la detuvo, a 31 años de su desaparición en el año 2013 mientras la Fundación de Antropologia Forense de Guatemala -FAFG- y la Asociación de Victimas de Cobán realizaron los trabajos de exhumación en la antigua base militar, 553 osamentas fueron encontradas, precisamente en donde se encuentra ahora el Centro Regional de Entrenamiento de Operaciones de Mantenimiento de Paz  – CREOMPAZ.

Su hijo tendrá 33 años de edad, es hijo de una mujer detenida y desaparecida durante la guerra en Guatemala, la familia de Matilde y la de Otto continúan su búsqueda, de esa cuenta también su lucha por el esclarecimiento de la muerte de Matilde y el proceso de justicia en contra de los responsables materiales e intelectuales de su asesinato.

Pequeño Niño

Por: Matilde Col Choc

Eres aún pequeño,
más tu despertaste mis ilusiones,
que oculto entre lirios
formaste un hogar para mí

Tengo para ti y por ti,
estos versos teñidos de emoción
pues pronto surgirás a la vida,
como una gota de agua cristalina,
en tu sangre llevas la vida de los tuyos
y en tu mente una fuente de secretos escondidos
Como el Popol Vuh entre las manos…

Eres la imagen del cielo,
que palpita en cada generación,
tu ideal de ensueño te guiará en cada abismo
a cumplir una misión extensa,
serás uno más entre tantos
más tienes la dicha de ser enviado,
en ti pues, descansa todo

Serás el despertar de tus pequeños hermanos
pues serás como la tierra, cuando el sol la inunda,
que no se cansa de dar fuerte y fecunda,
retoños nuevos de dorados frutos

Te amamos tanto y daremos todo por ti,
ese será nuestro compromiso
la simiente fecunda y escondida
y espaciar en los surcos de la vida,
para que se alce de nuevo
Un feliz resurgimiento en nuestra historia

Por eso pequeño niño
juntos lucharemos hasta la muerte,
pues nunca los vientos apagarán la antorcha,
que será eterna como el amor

“Recuerda niño”
los pequeños detalles,
hacen surgir las grandes decisiones.