Guatemala Comunitaria

Por Nelton Rivera  -Prensa Comunitaria

mujeres huehue 4

Guatemala: en el mes de septiembre el gobierno y las empresas profundizaron la conflictividad en la región norte del departamento de Huehuetenango, especialmente en el territorio del pueblo Maya Q’anjob’al.  El presidente Otto Pérez Molina insiste en realizar una “Mesa de Diálogo en ese territorio”, espacio conformado por varios ministros de su gobierno -especialmente los de Energía y Minas, Recursos Naturales, Gobernación y Defensa-.  El presidente guatemalteco respalda como un “actor” del diálogo a la empresa española Ecoener Hidralia Energía – Hidro Santa Cruz,  pese a todas las violaciones de Derechos Humanos que ha cometido la empresa para avanzar en su fase de instalación. Representantes de los pueblos, y comunidades son claros en rechazar esta propuesta, pues aducen que cualquier espacio de reunión entre gobierno y pueblos no se puede considerar “diálogo”, sencillamente porque no hay condiciones para ello, rechazo que se generaliza con la presencia del empresario de Galicia, Luis Castro Valdivia.

Otros actores buscan tener protagonismo en esta conflictividad, como el obispo de Huehuetenango Álvaro Ramazzinni y el Procurador de los Derechos Humanos, Jorge De León Duque, convocados como testigos de honor frente a un proceso que arroja más dudas que soluciones.

Varios son los conflictos provocados por empresas nacionales y transnacionales: proyectos de construcción de hidroeléctricas, minería, petróleo, interconexión eléctrica entre otros. Frente al rechazo de los pueblos, estos proyectos aumentan aceleradamente los conflictos en las comunidades, no solo es la española Hidro Santa Cruz en Barillas, sino que muchas más pretenden instalarse en todo el territorio.

Frente a este falso diálogo, son las mujeres las que están jugando un papel importante desde la organización y resistencia comunitaria. Para comprender de mejor manera el papel de las mujeres en los territorios en lucha y Resistencia por la territorio y la vida, realizamos entrevistamos a lideresas de la región.

  • María Guadalupe García Hernández, es mujer Maya Mam, forma parte de la Organización de Mujeres Guatemaltecas Mama Maquín.
  • Alicia López, es representante de la Red de Mujeres Mayas de Aguacatán, Huehuetenango.
  • Blanca Faustina Jiménez Gómez, es parte de la Junta Coordinadora del Movimiento de Mujeres Mayas.
  • Hermelinda Simon Diego, es parte de la Asociación de Mujeres  Akabal de Santa Cruz Barillas.

Todas forman parte del Movimiento de Mujeres Mayas de Huehuetenango, en donde se integran representantes de los nueve pueblos lingüísticos que conviven en este departamento.

mujeres huehue 5

María Guadalupe García

¿Cuál es el análisis y el posicionamiento político que hacen las mujeres mayas del departamento sobre la intencionalidad de una “Mesa de Diálogo” promovida por este gobierno?

Hemos tenido nuestros espacios de análisis y de reflexión como mujeres mayas sobre estas propuestas de las mesas de diálogo. Creo que lo que se planteó, cuando llegó el Presidente Otto Pérez Molina a Barillas, para que se hiciera una mesa de diálogo en Huehuetenango, no ha sido decisión de las comunidades, de los pueblos que están en resistencia y que exigen el respeto a las Consultas Comunitarias.

Por ejemplo, nosotras en análisis y con las representantes de las mujeres de los nueve pueblos mayas en Huehuetenango, decimos NO a las mesas de diálogo, no sólo ahora. Nosotras decimos no rotundamente, porque sabemos que detrás de esas mesas de diálogo lo que quieren lograr es negociar y nosotras hemos dicho como pueblos y como mujeres no a la negociación.

No, porque hemos hecho nuestras consultas comunitarias, por ejemplo: en Barillas en el año 2007 se hizo la consulta comunitaria en el mes de junio, en donde más de 45 mil personas dijeron un NO a la minería y a los mega proyectos. Hemos realizado 28 consultas comunitarias sólo en el departamento de Huehuetenango.

Aparte de las consultas comunitarias de buena fe, hemos declarado territorios libres de licencias de minería y de megaproyectos, el territorio Q’anjob’al, Akateco, Chuj por el norte, el territorio Huista, en el territorio Mam. Hemos tenido ya tres declaraciones.

Nosotras estamos claras como pueblo, que hemos dicho NO. Los que no están claros son las instituciones de gobierno o los gobiernos. Pero nosotras sí tenemos claro que no  negociamos la madre tierra, si no al contrario, la defendemos porque es parte primordial de nuestra vida, ella nos da los alimentos, nos da el agua, nos da el aire, pero además sobre ella se construye nuestra historia, nuestra identidad como pueblos y es por eso que decimos NO.

 ¿Desde la Cosmovisión del pueblo Maya qué es Dialogar?

Como mujeres  y como pueblos tenemos una concepción de la vida en donde nuestros abuelos y abuelas nos enseñaron que nosotros somos una parte más de la naturaleza, todos los elementos que coexistimos en el planeta todos somos importantes y debemos vivir en armonía y en equilibrio con ella. Eso es lo que nosotros estamos de mandando y construyendo en los territorios en donde vivimos, ésa es la voz de las mujeres mayas en Huehuetenango.

Dialogar por ejemplo es lo que han mostrado nuestras consultas comunitarias, pero siempre y cuando se toma en cuenta de verdad el sentir. Dialogar es ponernos de acuerdo, es que todos y todas lleguemos a consenso, pero que nadie nos imponga.

En este caso, ¿quién tomo la decisión?, ¿será que el pueblo dijo que sí queremos dialogar, queremos implementar una mesa de dialogo?, ¿será que los pueblos dijeron quiénes van a estar, quienes no van a estar y cuantos van a estar?.

Ellos (gobiernos y empresas) dicen… cuando y donde. Ellos imponen  y no toman en cuenta lo que realmente dice la población.

En cambio desde la cosmovisión maya, el diálogo es información transparente, es el análisis, la discusión, la reflexión y es el consenso. En donde todos y todas, podemos expresar libremente lo que sentimos, lo que pensamos y por esa razón hemos hecho las consultas comunitarias.

 ¿Qué son las Consultas Comunitarias desde los pueblos originarios?

Las consultas comunitarias son una práctica desde nuestros ancestros para tomar decisiones. Son ellas quienes dieron apertura a la participación de las mujeres, son los que dieron apertura a la participación de la juventud y de la participación de la niñez, como un ejercicio de su participación.

En realidad, por eso nosotros valoramos esas prácticas ancestrales, pero también no sólo son prácticas ancestrales, si no que están respaldadas en la Constitución Política, en las leyes de Descentralización, en Código Municipal, en el Convenio 169, en la Declaración de las Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas,  está el derecho a la consulta. Hay que consultar y hay que informar.

Pero entonces ellos también se quieren apropiar de la palabra diálogo, pero un diálogo impuesto, eso es lo que nosotros no queremos. “Nosotros decimos la madre tierra no esta en venta, no se puede negociar, porque la madre tierra es la vida.”

 ¿Qué se defiende con las Consultas Comunitarias?

No sólo es la vida de los pueblos, estamos luchando por la vida de todos y todas que coexistimos en este planeta, humanidad, animales, plantas, por la biodiversidad. La biodiversidad mantiene el equilibrio de la vida, si ésta se destruye, automáticamente estamos destruyendo la vida de la humanidad.

Por eso decimos desde la cosmovisión de nuestro pueblo que solamente somos una parte más de la naturaleza y la humanidad no está en el centro, si no que solo somos una parte más. Por esa razón tenemos que vivir en armonía, en equilibrio. Por eso nuestros pueblos han vivido miles y miles de años. Pero si nos ponemos a pensar, el “desarrollo” que ellos han planteado, ha entrado en choque con esta armonía y con este equilibrio, por eso ellos muchas veces convencen a la población con este discurso de supuesto desarrollo. ¿Pero qué es el desarrollo? ¿para quién es el desarrollo? Un desarrollo que lo quieren a costo de la humanidad y a costo de la madre tierra.

Por eso, con toda claridad nosotras rechazamos estos planes. Creo que fue muy clara la posición el día de hoy 19 de septiembre, que no queremos diálogo porque generan conflicto, división, masacres de las comunidades.

Estamos claros que nuestra lucha tiene que seguir, para defender el territorio que es nuestro. El territorio que nuestros abuelos y abuelas lo han mantenido, así como nosotros ahora estamos luchando, mujeres, pueblos, jóvenes y así lo seguirán, nuestros hijos, hijas, nietos, nietas, bisnietas y bisnietos.

Esa sabiduría y esos conocimientos, esa es la herencia más importante de nuestros ancestros.

mujeres huehue 6

 Alicia López

¿Qué sucede cuando el gobierno llama a diálogo pero impone la presencia de la empresa Hidro Santa Cruz?

Cuando un diálogo no parte de un consenso y de una decisión colectiva, desde ese momento ya vienen con una intención de negociaciones de los poderes económicos y políticos. Por eso decimos que NO aceptamos los diálogos que van en razón de negociaciones. Éstas son estrategias políticas de cómo reprimir a la población, en este caso a los pueblos y desde este punto están negando el derecho de las comunidades y de los pueblos en sus formas de organización. Es decir el Estado los está escogiendo y no está integrando a la totalidad de la participación organizativa que tenemos como pueblos, que al final lo establece la Constitución Política en su Articulo 66.

Cómo es posible que vamos a dialogar con la empresa que esta atentando contra  nuestra vida. Nadie puede ser juez y parte en un diálogo, en una conversación o en una toma de decisiones. Prácticamente ahí es donde desestabiliza esta unidad y existe la división, justamente decimos que  su presencia es más que suficiente para decir NO.

Frente a la empresa ¿cómo van a tomar decisiones si aquí estoy?. Entonces la mirada aquí esta, los oídos aquí están,  y por supuesto las palabras aquí están. Entonces se reprime a la población en su expresión, se le está negando esa libertad de expresarse.

Considero que desde el otro punto, esas entidades económicas que son del poder político internacional, también no tienen el derecho de estar en un dialogo que es del pueblo, del país y en función del país. Si vemos en materia legal, considero que eso no es legal, mucho menos legítimo, porque de hecho cuando estamos hablando del derecho a la vida, considero que no hay dialogo sobre eso. Una vez se ha demostrado científicamente, políticamente, económicamente que esto está haciendo daño, entonces ya no es considerable decir: “vamos a diálogo y en que acuerdos quedamos”.

¿Qué estaríamos haciendo?,  es como preguntarle a alguien: ¿Quieres que te mate? ¿Quién va a decir que sí? Así de simple es como nos contrapone el gobierno en función de estas empresas, considero que eso es la peor indignación y la peor muestra que  lo que se quiere es exterminar a la población, no solo indígena si no de quienes vivimos en lo rural del país. Eso es lo que están demostrando, aunque aquí estamos,  pero para ellos no existimos.

¿Qué está pasando en los territorios con la criminalización de las mujeres?

Estadísticamente la mayoría de las personas que cohabitamos el país en cada uno de los departamentos, somos mujeres. Desde un análisis que hemos hecho como mujeres mayas, si hay una ola de violencia, las que salimos más afectadas somos nosotras la mujeres y los niños. Si existe un espacio de participación, pues las menos visibilizadas y escuchadas somos nosotras las mujeres. Nos cuesta tanto el lograr hacerles entender a la población en general y máxime al gobierno que nosotras existimos y que somos sujetas de derecho, que  no sólo estamos formando un numero en la toma de decisiones de un país.

Vemos que para las consultas, para las manifestaciones o en este caso los diálogos o los encuentros, las primeras en aparecer son las mujeres.

El poder económico ha visualizado que en las organizaciones de mujeres ellos pueden entrar, porque ya se les tiene hecho el trabajo de agrupar, organizar, entonces ellos ya sólo tienen que cooptar a esas organizaciones.

Lo mismo hacen con las propagandas o los mítines políticos, lo mismo hacen las empresas buscan a las organizaciones de mujeres,  para darles “proyectos” o “capacitaciones”. Nos ven como  si fuéramos nosotras el medio exacto para introducir sus ideas a la población. Y lo hacen porque las mujeres obviamente compartimos nuestras actividades, nuestro quehacer colectivo, nuestro quehacer comunitario, lo compartimos en la vida con nuestra familia.

Prácticamente el pensamiento y las practicas machistas históricas, quizás desde la colonia, eso ha generado que las mujeres vayan a reuniones, pero tienen que dar una explicación sobre a qué fueron,  qué función tienen todas esas actividades o qué les regalaron. Existe también ese cuestionamiento, hay muchas expresiones que al final, cohíben muchísimo la participación de las mujeres.

Las mujeres somos las principales que nos damos cuenta de la importancia de la madre naturaleza, porque nos relacionamos demasiado y somos parte de ella, pero también de ella vivimos y como nos da vida, como nos ve crecer; así es como nosotras vamos multiplicando, somos dadoras de vida, por nuestros hijos, nuestros nietos. Tenemos funciones distintas, pero nosotras consideramos que tenemos ese don, de dar vida, como también de recocer que es una labor grande que la madre naturaleza hace con todos.

¿Qué papel esta jugando la Iglesia Católica frente a la conflictividad en Huehuetenango?

Con el tema del miedo, por cómo se ha estructurado la defensa de lo nacional, nos hacemos la pregunta ¿en función de que y para quienes se está fortaleciendo?.  Desde la  seguridad, ahí es donde se introduce el miedo. Yo pensaba cuando el Presidente dio el mensaje de que la Iglesia sería testigo de honor del proceso del dialogo. La iglesia católica, o las iglesias en sí, representan un poder o un estatus social, donde nos pintan ese pensamiento de que allí esta la verdad y la justicia, y como esa no hay otra, porque vienen desde la palabra de Dios.

Con esta expresión y con esta postura, entonces decimos “bueno hay que hacerles caso entonces”. Es una forma de estrategia y política de cómo manipular a la mayoría, desde la Colonia viene todo esto, el miedo se introdujo a través de todo esto, desde los frailes que decían: “Si hacen esto es pecado es malo”,  “Si reclaman por tal cosa, también están haciendo algo malo”,  “Mejor estar callados, el refrán lo dice callado te defiendes mejor.” Estas prácticas son históricas, todo esto se fue introduciendo y se internalizó demasiado desde la otra parte,  desde la educación también se ha venido dando.

Puede ser que exista un poco mas de claridad, desde cada uno de quiénes desempeñan un papel desde la estructura de la iglesia. Sin embargo existe esa condición: “doy mi opinión pero tampoco me comprometo”, considero que ese es el papel que ha jugado la iglesia.

¿No pueden hacer tal cuestión porque atenta contra la dignidad? O ¿no pueden hacer porque atenta con la espiritualidad?, atenta con todo, contra las buenas practicas. Creo que desde el fondo de esas expresiones para nosotras va mas allá, no es solamente ese hecho de no pelearse, porque al final ellos (gobiernos y empresas) son los que pelean contra el pueblo, y no es el pueblo el que esta peleando, si no que,  es el pueblo el que se está defendiendo.

Al final hay muchos hechos que deben de ser profundizados y desde esa parte yo creo que sí genera duda cuál va a ser la postura pública de Ramazzinni, pero que también cuál es en realidad a fondo la intervención de la iglesia. Porque pensamos también incluso que estratégicamente el gobierno utilizó, utiliza o quiere utilizar a la iglesia para apaciguar este momento y decir “como me están diciendo que soy y que sigo siendo genocida, entonces ¿por qué no utilizo a la iglesia como escudo?, para que no lleguemos a cuestiones mas allá, avanzando en la justicia internacional. Que digan que también yo tengo conciencia y que quiero hacer las cosas pacíficamente”.

Yo desde allí lo concibo, y habría que ver cual es la postura de Ramazzini en cuanto al planteamiento, porque yo  veo es que lo están utilizando, ahora lo que  nos queda ver es si él se deja utilizar de alguien.

mujeres huehue 1

Blanca Faustina Jiménez Gómez

Sobre la criminalización, quiero agregar el papel que jugamos las mujeres mayas, desde la base en donde nos encontramos, desde ahí reafirmamos el sentir y el accionar.  No sólo tenemos el discurso, sino que tenemos las acciones, tenemos esa relación como mujeres mayas con la madre tierra, estamos constantemente en esa relación con ella.

Esto nos enriquece, nos da vida, porque venimos de la tierra y regresamos a la tierra. Las acciones nos enriquecen y hemos logrado obtener de las compañeras, de las hermanas, de las abuelas y los abuelos esos conocimientos. Es el sentir propio de nosotras y lo intercambiamos con las compañeras.

Lamentablemente, hay grupos, hay asociaciones de mujeres que con facilidad las utilizan, provocando división y manipulación, con eso  no estamos de acuerdo, porque las utilizan los partidos políticos y el gobierno.

Nosotras a través de la cosmogonía reafirmamos esos sentimientos que llevamos adentro y como Movimiento de Mujeres Mayas, nos permite un poder político cuando yo reafirmo que soy una mujer maya Mam y si domino mi idioma nos reafirma en ese poder. Tal vez no es un poder económico ni material,  pero es un poder espiritual que llevamos por dentro. Nos sentimos tan bien que genera mucho más animo para las demás compañeras, para las más jóvenes, principalmente a las mujeres jóvenes y las niñas.

Como personas la criminalización sí nos toca,  tenemos emociones encontradas en muchas ocasiones y también las experiencias vividas. Habemos mujeres que hemos vivido el conflicto armado, han sido tocada nuestra dignidad, nuestras familias, entonces nos hace revivir todo esto.

La unidad, la colectividad nos da fuerza.  Al estar con la naturaleza, con la madre tierra, con el agua, con los árboles, compartimos también esas emociones que son negativas y también compartimos las alegrías, las emociones positivas. Todo eso nos da fuerza para seguir adelante, no tenemos los recursos materiales como lo hemos dicho, para estar presentes con cada una de las compañeras que sufren directamente, físicamente.

mujeres huehue 7

Hermelinda Simón Diego

¿Qué alternativas quedan entonces frente a los planteamientos del gobierno y de las empresas?

Lo  fundamental debido a toda la situación que ocurre actualmente, es la unidad; unificarse entre nosotras las mujeres, como pueblos, pero también que tenemos que plantear la forma de estar unidas, porque cada vez nos dividen las empresas, lo hacen a través de los programas de gobierno. En las comunidades o en los pueblos en donde hay presencia de las empresas, el gobierno siempre llega con sus programas, supuestamente con el desarrollo, para decir que esta contribuyendo y decir que esta con el pueblo.

Como comunidades y como pueblos lo que toca es la unidad que debe de haber entre nosotros y nosotras. Para las mujeres es un reto más complejo, porque como mujeres somos excluidas en varios espacios y  somos mucho mas excluidas en estos espacios en donde se toman decisiones.

Estamos claras  que cuando se trata de la madre tierra y de la madre naturaleza, nosotras tenemos que estar allí, hemos estado y vamos a seguir estando. Es un trabajo y nos toca como mujeres mayas, es lo que estamos retomando, hablando, dialogando.

Como lo menciona María Guadalupe, es ése el consenso de que vamos hacer, cuál es nuestra posición frente a todo esto, porque cada día es diferente lo que esta pasando. Por ejemplo el caso de Santa Cruz Barillas: el 17 de julio nuevamente fueron capturados dos compañeros que fueron presos políticos, el 3 de septiembre llega Otto Pérez al municipio a burlarse del pueblo de Barillas, con todo lo que fue a decir y después de esa semana, sucede la sentencia de los acusados, los que mataron al líder comunitario el 1 de mayo 2012  ahora están libres.

Tenemos que trabajar, analizar  y estamos claras cuál es el camino que debemos seguir, qué queremos. Pero nos toca vivir  la criminalización y  la persecución, cada vez que decimos con lo que no estamos de acuerdo,  como respuesta está la persecución hacia nosotros y nosotras.

mujeres huehue 2

María Guadalupe García

¿Cuáles son los retos para las mujeres en la defensa del territorio en estos momentos?

Los retos, los desafíos, son bastante grandes. Como decían las compañeras, la construcción de la unidad, la organización, y también la información. Porque si la información llega manipulada hacia nosotras ¿qué hacemos?, pues nosotras también tenemos deber y compromiso de informarnos, de hacer nuestro propio análisis de lo que esta pasando en nuestras comunidades, alrededor, en nuestro país y en el exterior. Pero desde el sentir, pensar y la mirada de las mujeres mayas. Entonces desde allí también nos estamos formando, porque a través de la formación tenemos que hacer las propuestas, de cómo realmente nosotros queremos vivir, de fortalecer y practicar los principios y valores. Armonía, equilibrio y reconocernos también que somos mujeres diversas, pero esa diversidad nos da la fuerza para seguir adelante. Relacionarnos, contactarnos nuevamente con la madre tierra, porque allí esta la fuerza.

Hay muchas cosas por hacer  y en eso pues vamos caminando las mujeres, recordando que tenemos claro que cada vez más estamos reivindicando nuestros derechos: a la vida, la vida de nuestros pueblos, el territorio y nuestras consultas comunitarias, eso es lo que nos da la fuerza.

Invitamos a los otros pueblos, a nuestras comunidades a seguir luchando. Sabemos pues que estos planes de saqueo no es solamente para Guatemala, esos son planes transnacionales, la lucha nuestra será la lucha de los pueblos, de Mesoamérica pero también de otros pueblos. Entonces unámonos pues en esta lucha, la madre tierra es la vida, sin ella nosotros no seriamos nada. Hacemos ese llamado a que todos y todas defendamos el territorio y la vida.

mujeres huehue 3


Santiago Bastos – Prensa Comunitaria

 El jueves 17 de octubre, el Juzgado Segundo de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos Contra el Ambiente en torre de tribunales, condenó a Juan José Reyes Carrera y al teniente retirado Pablo Silas Orozco Cifuentes a dos años de cárcel por los delitos de coacción y amenazas contra comunicadores vinculados a medios independientes y a organizaciones indígenas.[1]

Que le corten la mano al hueco éste”

Los hechos por los que se les acusa ocurrieron el día 22 de noviembre del año 2012 en el lugar conocido como La Puya, donde las comunidades de San José el Golfo y San Pedro Ayampuc instalaron un plantón pacífico en marzo de ese año para oponerse a las intenciones  de la empresa estadounidense Kappes, Cassiday & Associates -KC&A- Exmingua de poner en marcha el proyecto minero El Tambor I (Progreso 7 Derivada).[2]

Luego de una semana completa de hostigamiento, el día en cuestión, nuevamente “los mineros” – supuestamente vecinos favorables a las actividades de KC&A- y contratados por la empresa, uniformados y portando cascos industriales se acercaron a hostigar a las personas instaladas en el plantón. El hombre que les dirigía, claramente distinguible por su casco amarillo y el altavoz que usaba para gritar sus órdenes y consignas; se acercó a un grupo de comunicadores que desde hacía días cubrían y documentaban la actividad, les amenazó y les increpó:

 “…vamos a demostrar que somos gente que no se deja arrastrar por esos malditos, y que no les tenemos miedo, y que sus cámaras y sus pendejadas no les tenemos miedo…. Respetamos los derechos humanos pero nos encontramos a estos malditos insultándonos con sus cámaras… Partida de maricones, huecos… Los (no se entiende) los vamos a respetar, pero a estos maricones, jamás. Más a este peludo, a éste (no se entiende) arrastrado, no lo vamos a respetar. Que le corten la mano al hueco éste, porque si sigue grabando va a ser el provocador de que toda esta mierda estalle y estalle ahorita”.[3]

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Este hombre era Pablo Silas Orozco, teniente retirado y gerente de operaciones  de la empresa KC&A. En su prepotencia seguramente no pensó que los comunicadores agredidos conocían bien su trabajo, y las imágenes que tomaron circularon por la red inmediatamente. Y menos aún que se comportarían como ciudadanos que defienden sus derechos, y les acusarían ante la justicia como lo han hecho.

La condena no es muy alta, y finalmente, los acusados podrán librarse de ella abonando una cantidad menor. Pero no deja de ser muy importante que en este país unos comunicadores independientes, sin el apoyo de los medios corporativos, logren una sentencia a favor de la libertad de expresión.[4] Y más aún, que logren poner contra las cuerdas a la alianza entre militares y empresas extractivas que están imponiendo sus intereses en nuestro país.

Los hechos del 22 de noviembre de 2012 y la actuación de Pablo Silas, nos muestran algunos aspectos que ilustran de las estrategias que desarrollan las empresas y el estado cuando se encuentran oposición a sus actividades en las comunidades a las que llegan, como ha ocurrido en muchos lugares en Guatemala.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

El poder militar

Lo primero a tener en cuenta es que la figura del teniente retirado Pablo Silas como empleado de la minera KC&A Exmingua no es algo aislado. Responde a una de las formas en el poder militar de Guatemala mantiene su influencia en la sociedad de posguerra. Desde los años del conflicto, los militares como corporación y como casta fueron extendiendo sus ramas en diversos espacios sociales y políticos; y después de la firma de la paz, el ejército como institución es sólo una de sus bases.

Una de las formas más habituales de esta presencia indirecta pero efectiva de los militares es a través de las empresas de seguridad (hay más guaridas privados que policías nacionales). En su mayoría son propiedad y son dirigidas por oficiales en retiro y prestan sus servicios a clientes variados, entre los que estás las empresas mineras o similares que llegan a las comunidades. Es lo que podríamos llamar la “militarización privatizada”,[5] una forma muy chapina de neoliberalismo, al mismo tiempo que una forma indirecta de los militares para mantener su poder.

Pero la vinculación con las mineras puede ser mayor. La presencia del teniente retirado Silas Orozco en KC&A no se puede entender sin saber que otros militares, como los coroneles José Vicente Arias Méndez y Mario Ricardo Figueroa Archila, también se mueven en la órbita de esta empresa, este último en calidad de gerente de Exmingua.[6] Que además forme parte de la junta directiva de la Asociación de Veteranos Militares de Guatemala –AVEMILGUA- nos da más detalles de esta relación.

Y en esta empresa, la actividad del teniente retirado Silas Orozco como gerente de operaciones  muestra una faceta un tanto más compleja y sofisticada que la mera seguridad: con su Maestría en Recursos Humanos,[7] su papel no parece ser simplemente el de brindar seguridad a la empresa, sino facilitar su presencia local, servir de “enlace” con “la comunidad”.

En ese sentido, su papel es muy similar al papel que otro exoficial del ejército de Guatemala, el capitán retirado Juan Roberto Garrido Pérez, cumple en Santa Cruz Barillas. Con un pasado que ameritó una investigación por parte del CICG, es un hombre clave, “el encargado del área social” de Hidro Santa Cruz.[8] Como es sobradamente conocido en Barillas, se dedica tanto a amenazar como a ofrecer, a acompañar como a amedrentar, depende a quién.

“Esposas de algunos de los campesinos que están en prisión acusados por los disturbios del 1 de mayo indicaron que Garrido les ofreció pagar los servicios de defensor para sus maridos. ‘Dice que si no aceptamos, ellos no van a salir nunca de la cárcel’, refirió Carmelia Mérida, la compañera de Antonio Rogelio Velásquez”.[9]

“Que esta empresa que se retire así como entró, queremos agregarle algo a Juan Garrido que por favor ya deje las amenazas que aquí nadie le está haciendo nada, estamos peleando por un pueblo que nos corresponde, que por favor nos dejen en paz, que se vayan aquí en Barillas…”. [10]

Es decir, el caso de KC&A, como el de la española Ecoener Hidralia Energía – Hidro Santa Cruz, muestran la vinculación y papel de los militares que participan en el modelo de explotación económica ligado a la minería; y cómo las empresas transnacionales buscan a militares para ser sus personeros en Guatemala. Es una faceta más del modelo capitalista neoliberal vinculado al poder militar que con claridad parece querer fortalecerse en Guatemala.

Intereses comunes entre gobiernos y empresas   

Las amenazas desplegadas por el teniente retirado Pablo Silas ocurrieron días antes del intento de desalojo ilegal por parte del pelotón antimotines de la PNC el 7 de diciembre.[11] Este operativo ilegal fue comandado por el actual director de la Policía Nacional Civil, Telémaco Pérez García, que ha dirigido personalmente desalojos violentos realizados contra comunidades, especialmente indígenas.

Si unimos estas dos acciones con el atentado sufrido por Yolanda Oquelí, lideresa de La Puya,[12] vemos un patrón en que las acciones de los sicarios ligados a la empresa se dan de forma combinada a las de las fuerzas de orden público, creando las condiciones para lograr acabar con la resistencia. Así ocurrió en Barillas donde el asesinato de Andrés Pedro Miguel el 1 de mayo de 2012 creó el escenario para un Estado de sitio y la detención de 9 líderes.[13]

De la misma manera, en San Rafael Las Flores, el extraño episodio del secuestro del Presidente del Parlamento Xinka de Guatemala, Roberto González Ucelo y la muerte de Exaltación Marcos Ucelo, directivo del Pueblo Xinka de Santa María Xalapan el 17 de marzo de 2013;[14] y el atentado contra miembros la resistencia Pacifica “El Escobal” el 27 de abril del 2013[15] antecedieron la proclamación del Estado de sitio y la persecución penal de los líderes.[16]

Esto no es casual: autoridades gubernamentales y gerentes empresariales trabajan mano a mano, de forma complementaria en logar lo que para ellos es un objetivo común. Con total impunidad, los gobiernos actúan para proteger los intereses de las empresas en vez de para hacer valer la legalidad y los derechos de los guatemaltecos y guatemaltecas. Comparten una misma versión de “orden público” y de “intereses nacionales”, que no son nada “públicos” ni nada “nacionales”, sino más bien privados y transnacionales.

Autoritarismo y terror

Escuchando con un poco de atención los videos, observaremos cómo el vocabulario con el que el teniente retirado Silas Orozco se dirige a sus “seguidores” y a los comunicadores, es una muestra de los estereotipos contrainsurgentes, y los más bajos, machistas y homofóbicos de la cultura guatemalteca. El discurso de criminalización de las luchas populares se nutre de los aspectos más excluyentes y retrógrados de la cultura autoritaria y violenta discurso social de nuestro país.

En este sentido, podemos decir que más que de lo aprendido en la Maestría en Recursos Humanos, el teniente retirado hace uso de su pasado en el ejército como fuente para su “acción social”. Esta institución representa y mantiene estos valores machistas y homofóbicos como parte de sus ser, y con este tipo de actuaciones de sus “egresados”, se reproducen de forma autoritaria.

También es evidente que el teniente retirado Silas Orozco hace uso de su formación militar en la tarea de sembrar el terror como medio de acabar con la resistencia en La Puya. Eso es lo que hace con los comunicadores y con la lideresa a la que también increpa: les muestra el tamaño de su odio y el poder para ejercerlo.

La actitud que mantiene es la de una persona que no va a dudar en hacer daño y pasar por encima de ellos porque no les considera dignos de derecho alguno. Es capaz de derramar sobre ellos el odio de una persona que tiene el poder y la capacidad de hacerlo. Lo hace con total impunidad porque se sabe de parte de los que tienen el poder, y cree que esas amenazas no le van a acarrear ninguna consecuencia.

Eso es terror y no se aprende en muchos lugares. Pero sí se aprende en un ejército que hizo del enemigo interno y de las prácticas genocidas su razón de ser durante muchas décadas.

La división comunitaria

Finalmente, la actuación del teniente retirado Silas Orozco muestra cómo se lleva a cabo otra de las estrategias que utilizan muchas de las empresas para contrarrestar la oposición a su actividades, que es dividiendo a la población local. Estas empresas siempre aducen buscar el diálogo y el “desarrollo” para los lugares donde se instalan. Pero una de las quejas más repetidas por parte de las comunidades en resistencia es precisamente que la llegada de las empresas a sus territorios ha traído la división de la comunidad.

Silas Orozco, altavoz en mano y con su casco amarillo, lo muestra muy bien. Su función en la comunidad no parece muy integradora: dirige al grupo de gente que apoya la presencia de la empresa KC& A, pero no en forma de “mediación”, sino provocando el enfrentamiento. Es evidente que eso es lo que busca cuando avanza, increpa y grita en actitud ofensiva hacia quienes mantienen el plantón pacífico en La Puya.

Dando la razón a las denuncias de los comunitarios, el personero de KC&A promueve un enfrentamiento abierto entre ellos, les provoca y llega a saltarse las medidas de contención que habían sido acordadas con la PDH días antes.[17]

La actitud de la gente que le sigue, toda uniformada con sus cascos azules, coreando consignas y riendo las bromas homofóbicas, es una triste muestra de los efectos del autoritarismo en la sociedad guatemalteca. El gregarismo, la violencia arropada por el colectivo y el miedo a la autoridad dan mucho que pensar sobre lo que nos queda por delante como sociedad.

La fuerza de la calma justa

Frente a esta actitud de “los mineros” y de quien les dirige, llama la atención y  se refuerza el valor de la respuesta serena y valiente de quienes mantienen el plantón. Es evidente la diferencia entre los gritos desaforados del teniente retirado y los cánticos religiosos de las mujeres en resistencia pacífica, entre los movimientos nerviosos de los agresores y la cama pacífica de los resistentes.

Estas imágenes reflejan muy bien el contraste entre la actitud de las empresas y el gobierno –prepotentes, violentos-, y de las comunidades –tranquilas, con la seguridad de quien tiene la razón y la ley de su parte-. Como dijo en su momento Yolanda Oquelí:

“La táctica del Gobierno, como lo han hecho en Barillas, como lo han hecho en Toto, es hacernos caer en provocación a la población y después acusarnos de que es un pueblo violento y que  por eso los han sometido al orden. Entonces creo que con nosotros no van a poder,  porque una vez más hemos demostrado que somos totalmente pacíficos”.[18]  

Así es como están respondiendo las comunidades de Guatemala ante las agresiones de las empresas y de los gobiernos: exigiendo que se les escuche y que se cumpla ley.

Es la misma actitud que mantuvieron los comunicadores ante la agresión de Pablo Silas Orozco. No cayeron en la burda provocación de este militar retirado, no le respondieron gritando ni insultando. Pero tampoco se quedaron callados: procedieron a actuar conforme la ley, con la seguridad y la calma de quien sabe que tiene la razón. Y con esta valentía, logaron que un militar retirado, que trabajaba impunemente para una empresa minera en contra de la población, fuera condenado por las agresiones que realizó.

Por eso, tenemos que agradecer a Nelton, Ricard, Gustavo y los demás comunicadores, haber puesto su grano de arena en la difícil  lucha contra la impunidad; y contra la alianza entre militares y empresas transnacionales que pretenden imponer sus intereses por encima de la voluntad de los pueblos.

Gracias.

http://comunitariapress.files.wordpress.com/2013/10/dd.jpg



[1]Condenan a ex militar: trabajador de una empresa minera por amenazas a periodistas”, Quimy de León, Prensa Comunitaria, 17 octubre 2013.

[2] “La fuerza de la comunidad frente al capital transnacional de la minería”, Nelton Rivera, Prensa Comunitaria, 22  marzo 2013.

[3]La Puya: En Defensa del Derecho a Informar y Opinar”, Santiago Bastos y Quimy de León, Prensa Comunitaria 11 de julio 2013.

[4] “El fiscal que comenzó a lograr sentencias”, Evelyn Blanck, Sala de Redacciòn, 18 octubre 2013.

 

[5] Santiago Bastos y Quimy de Leòn, La movilización comunitaria en Guatemala. Estudios de caso. Informe, Diakonìa, 2013.

[6] Los comunicadores presentes cuentan cómo el coronel José Vicente Arias Méndez estaba ese día entre el tumulto, también con casco amarillo. En días anteriores, quien los dirigía era el coronel Mario Ricardo Figueroa Archila.

[7]La Puya: En Defensa del Derecho a Informar y Opinar”, Santiago Bastos y Quimy de León, Prensa Comunitaria 11 de julio 2013.

[8] “Quién es el negociador de Hidro Santa Cruz” Evelyn Boche, El periódico, 19 octubre 2012.

[9] Ibid

[10]Testimonio de Comunitario: Que esta empresa se retire así como entró”, Prensa Comunitaria, 7 enero 2013.

[11]Antimotines desalojan ingreso de proyecto minero en La Puya”, La Hora, 7 diciembre 2012;  “Entrevista a Yolanda Oquelí sobre las agresiones en contra de la resistencia en La Puya” Prensa Comunitaria, 20 diciembre 2012.

[12]Piden investigar atentado contra activista de San José del Golfo”, La Hora, 15 junio 2012.

[13] Santa Cruz Barillas: Los intereses detrás de un Estado de Sitio. Dialogo No. 43, FLACSO Guatemala, 22 de Julio 2012.

[14]El pueblo Xinka no dará un paso atrás en la defensa del territorio”, Prensa Comunitaria, 20 marzo 2013.

[15]Atentado armado contra pobladores de la Resistencia Pacifica de San Rafael Las Flores, Prensa Comunitaria, 28 abril 2013”; “San Rafael Las Flores frente a la brutalidad de las transnacionales, el Estado de Guatemala y Canadá”, Nelton Rivera, Desinformémonos, 5 de mayo 2013.

[16] “El estado de Sitio, legaliza la Represión y la Criminalización de las Comunidades”, Cristina Chiquín, Prensa Comunitaria, 7 de mayo 2013.

[17]Tensión en La Puya por roces entre trabajadores de mina”. La Hora, 21 noviembre 2012.

[18] “Entrevista a Yolanda Oquelí sobre las agresiones en contra de la resistencia en La Puya”, Prensa Comunitaria, 19 diciembre 2012.


 

Jesús González Pazos, miembro de Mugarik Gabe y de la CODPI(*)

Los años 80 del siglo pasado se podrían calificar como los años de la solidaridad con Guatemala; la década de los 90 como la de la cooperación internacional con ese país centroamericano. Sin embargo, a partir de la entrada en el nuevo siglo, posiblemente la palabra que mejor define la relación mundial con Guatemala es el olvido. En torno a la firma de los Acuerdos de Paz (1996) se desató un interés bienintencionado, o no, por respaldar el proceso de paz. Pero, el paso del tiempo y el incumplimiento reiterado por parte de los sucesivos gobiernos guatemaltecos de los mencionados acuerdos no tuvo otra respuesta de la comunidad internacional que el olvido y la indiferencia absoluta hacia las condiciones políticas y sociales de los pueblos maya, xinca, garífuna y mestizo, aquellos que verdaderamente sufrieron el genocidio que supuso la guerra abierta por el estado de Guatemala contra su población.

Hoy Guatemala, aunque perdida en la memoria de nuestras sociedades y en las crónicas de los medios de comunicación, vive en una situación neocolonial que hace que la mayoría de sus pueblos sufran los caprichos y avatares de los intereses de las transnacionales y de los mercados, además de los de una mínima élite guatemalteca dominante (apenas una veintena de familias). Este país centroamericano está abierto al expolio más absoluto e inconsulto, con una violación permanente de los derechos humanos individuales y colectivos reconocidos por la comunidad mundial y ratificados por los sucesivos gobiernos de ese país.

Pero es que la historia de Guatemala es, en gran medida, la crónica de un estado-nación nunca acabado, nunca construido, pese a que hace casi 200 años que se produjo la teórica independencia de la metrópoli colonizadora. En realidad, y como en otros muchos países del continente, el proceso que se abrió en esos años es el que se puede denominar como de colonialismo interno. La nueva élite política y económica criolla sustituyó a la vieja de corte colonial; sin embargo, las estructuras políticas, sociales, económicas y culturales se mantuvieron sin cambios reales. Las grandes mayorías, generalmente indígenas, permanecieron en la marginación y la explotación como mano de obra barata al servicio de los nuevos poderes.

El nuevo estado-nación se erigió sobre los elementos básicos y fundamentales de la colonia: el racismo, la discriminación y la exclusión contra los pueblos maya, xinca, garífuna y gran parte también contra la población mestiza. Y hoy, en pleno siglo XXI, esta situación persiste, hundida y enraizada en las estructuras centrales de este país. Durante los 36 años del denominado conflicto armado interno esto quedó ampliamente demostrado. En realidad, y tal y como recientemente se verificó en el juicio contra el ex-dictador, general Efraín Ríos Montt (1982-83), lo que se produjo en esos años contra el pueblo maya fue un genocidio. Más de 250.000 muertes, un millón de personas desplazadas de sus territorios, 250.000 refugiadas en el exterior, más de 400 aldeas mayas arrasadas y masacradas hablan claramente de la política que practicó el ejército guatemalteco durante el conflicto armado.

Y como se ha señalado anteriormente, la firma de los Acuerdos de Paz no acabó con esta situación de discriminación. Hoy estos pueblos sostienen que siguen inmersos en un proceso de genocidio que se traduce en la libre disposición de sus territorios por parte de las transnacionales mineras, petroleras e hidroeléctricas principalmente. Los reconocimientos de los derechos de estos pueblos (22 de ascendencia maya, más el pueblo xinca y el garífuna) para definir su vida, sus modelos de existencia, el manejo de sus territorios, en definitiva el derecho a una vida digna, son desconocidos en el día a día y de forma cada vez más sistemática. Los mencionados derechos figuran en los Acuerdos de Paz, pero también en la propia constitución del estado y en convenios y tratados internacionales como el 169 de la OIT (1989) o la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas (2007).

Un ejemplo sintomático de esta continua violación de derechos hace referencia directa al de consulta y reconocimiento de la organización social y política propia. En los últimos años, ante el incumplimiento de los gobiernos de la obligación de consultar a los pueblos ante un hecho, proyecto o proceso que les afecte directa o indirectamente (Convenio 169-OIT), y ante el aluvión de concesiones a transnacionales para la explotación, uso y abuso sobre sus territorios, se han realizado de forma autónoma 72 consultas comunitarias. Éstas han mantenido los procedimientos tradicionales de las comunidades y en todas ha habido una supervisión nacional y, en muchos casos, internacional validando estos procesos como transparentes y adscritos al derecho reconocido por el ya citado Convenio 169.

Se buscaba el posicionamiento libre, participativo y democrático de la población ante una agresión a sus territorios, realizada por las transnacionales (españolas en determinados casos) mineras y/o hidroeléctricas con el respaldo pleno del gobierno. Los resultados, abrumadoramente mayoritarios a favor de la defensa y respeto a los territorios, se han trasladado al congreso de la república, quien sistemáticamente los ha ignorado. Obviamente, para esta institución y para el gobierno de turno tiene más valor el interés económico de cualquiera de estas empresas que el pensamiento, deseos y posicionamiento de la población. Se ignoran así los derechos políticos de participación, de consulta, de organización y otro largo número de derechos individuales y colectivos. Por el contrario, se protegen abiertamente los intereses de las transnacionales y, además, se criminaliza la protesta y resistencia como respuesta a las continuas violaciones de derechos.

Esto último alcanzando en los últimos años los más graves niveles como reflejan las detenciones de líderes y lideresas, los asesinatos selectivos, amenazas de violencia sexual contra las mujeres, declaraciones de estados de sitio y recientemente casos de masacres: Totonicapán hace un año, y hace unas semanas San José Nacahuil, con 11 muertos y 15 heridos por un ametrallamiento indiscriminado sobre la población; u ocupaciones y represión generalizada como el caso en estos días de la comunidad de Barillas, en lucha permanente contra la transnacional española Econer-Hidralia.

Toda esta situación actual y el previo proceso histórico es lo que permite afirmar que el colonialismo interno en Guatemala sigue siendo una triste y dura realidad. Las bases de discriminación y marginación, de empobrecimiento y explotación, de exclusión y racismo, siguen operando como pilares fundamentales del país, constituyendo la política del estado y de las clases oligarcas.

Pero esta situación es cambiable, es transformable. La organización comunitaria en torno a las consultas ha supuesto que esta población pueda romper el silencio al que estaba condenada, desde los años más oscuros del genocidio. Estas consultas han propiciado procesos amplios de reflexión, de análisis, de debates y de expresión de sentimientos por parte de los pueblos maya y xinca, que hacía demasiados años que habían sido condenados al destierro, al olvido en la creencia interiorizada de que esos eran derechos solo para los pudientes y no para los empobrecidos, no para los eternamente relegados por el colonialismo. Otro hecho que ha incidido en esta ruptura de reclusión y parálisis ha sido el proceso de enjuiciamiento del general Ríos Montt. Nunca se imaginó que esto pudiera darse: el proceso y condena contra un genocida vivo. Sin embargo, fue la valentía de las mujeres ixiles la que abrió esta puerta para denunciar lo ocurrido durante la política de tierra arrasada que practicó el ejército. Por cierto, en aquel momento, el hoy presidente de Guatemala Otto Pérez Molina era oficial en el territorio ixil, teniendo la responsabilidad sobre varias de las masacres acaecidas en esa área. El juicio celebrado en 2013 en el que se denunciaron y probaron los hechos ha llevado a la condena del ex-dictador a 80 años de prisión por genocidio y delitos contra los deberes de humanidad. Cierto es que posteriormente las presiones ejercidas por los oscuros poderes de siempre llevaron al alto tribunal a desconocer el juicio y ahora éste deberá repetirse. Sin embargo, esto no ha hecho sino poner en evidencia una vez más los ocultos intereses de la clase dominante, económica, política y militar y el carácter no democrático y racista del estado guatemalteco. Y, ocurra lo que ocurra, el juicio ya ha sido una victoria para los pueblos de Guatemala.

Todo esto es lo que la comunidad internacional sigue ignorando y/o mantiene en el olvido, con el fin de que los intereses económicos sigan gozando de inmejorables condiciones para la explotación de los recursos naturales y humanos en el marco de la doctrina neoliberal y neocolonial. Por eso, por la justicia y la solidaridad internacional como compromiso ético y político es por lo que corresponde ahora acabar ya con el olvido y recuperar la memoria y la responsabilidad internacional para la dignidad de la vida de todos los hombres y mujeres, de todos los pueblos de Guatemala.

* Coordinación por los Derechos de los Pueblos Indígenas

http://www.naiz.info


Comunicado de la Red de Organizaciones de Jóvenes del Norte de Huehuetenango

 

Después del llamado “proceso de diálogo” con el tema de Hidro Santa Cruz y licencias mineras en la región norte de Huehuetenango; nos hacemos varios cuestionamientos.

¿Por qué el sistema capitalista siempre tiene más derechos que los mismos derechos humanos? ¿Hasta cuándo las voces de nuestros pueblos serán escuchadas por las autoridades? Las respuestas las encontramos en las acciones de un Estado excluyente, que sigue obedeciendo a este sistema que históricamente ha violado nuestros derechos, de gobiernos autoritarios que obedecen y responden a intereses de los empresarios guatemaltecos y extranjeros que se creen los dueños de la patria. Seguimos viendo total rechazo a nuestras peticiones.

Para quienes están interesados en fracciones de nuestro territorio, en los últimos años especialmente Hidro Santa Cruz, ven como una esperanza que su proyecto de “desarrollo” finalmente se instale en Barillas, sin importar las violaciones hacia los derechos humanos que han causado en este municipio con la complicidad de este gobierno militar al defender los intereses de las transnacionales.

Esta realidad, lamentablemente nos hace ver las atrocidades que realizan en contra de nuestra población, con la división comunitaria convierten a unos en opresores de sus propios hermanos y de su mismo pueblo. Hay quienes no quieren ver, escuchar, ni sentir las realidades de nuestros pueblos porque han sido manipulados por caudillos oportunistas que solo velan sus intereses políticos y económicos sobre los intereses colectivos.

Lo que intentan hacer en contra de los pueblos

Sabemos que siguen adueñándose de los territorios en nuestro país; como en el Polochic, en el centro, en el norte, en el occidente y recientemente en los pueblos de la región norte de Huehuetenango.  Están utilizando estrategias para criminalizar las luchas sociales, ahora hay presos políticos y han ido en aumento acciones de represión de fuerzas policiales, asesinatos a líderes comunitarios.

Que el Gobierno actual intente exigir que haya concordia entre pueblos, autoridades e inversionistas; es una falta de respeto hacia nuestra libertad y a nuestras decisiones; son actitudes autoritarias para gobernar sin tomar en cuenta las decisiones del oprimido; ante estas prácticas, solo queda un camino que retomar; el camino a la solidaridad y resistencia por la defensa de la vida y nuestro territorio.

Nuestras luchas florecen

A pesar de todo esto, las luchas sociales y los pueblos resurgen y se fortalecen contra esos proyectos de despojo mal llamados “desarrollo.” Por la sangre derramada de líderes, se ha logrado fortalecer las luchas para la búsqueda de la justicia social.

Por lo que jóvenes, señoritas, abuelos, abuelas y distintos pueblos reconocemos que desde hace más de 500 años hemos resistido a la discriminación, al racismo, a la represión, al genocidio y otros atropellos contra nuestras vidas.  Estas manifestaciones, hoy en día se siguen dando a lo largo y ancho del territorio de nuestros ancestros. Esto ha sido la máxima expresión de nuestros hermanos y hermanas de la Nación Q’anjob’al que más que los límites territoriales impuestos manifiesta la defensa de su territorio, que es la unidad, dignidad, espiritualidad, practicas ancestrales y defensa de la vida ante las invasiones extranjeras con megaproyectos.

Hay mucho por recorrer desde Barillas, San Mateo Ixtatan, Santa Eulalia, la región norte de Huehuetenango, por la lucha de otros pueblos; porque dejamos claro ante los opresores que cada vez que haya violación a los derechos siempre habrá fuerza y resistencia de pueblo unido exigiendo justicia por el presente y las futuras generaciones; y esto se irá forjando porque nos acompañan los ideales de nuestros mártires que derramaron sangre por defender la vida como lo fue Daniel Maya y otros; con nuestra unidad hacia el reconocimiento de un estado para nuestros pueblos.

Para nuestros pueblos un saludo de fuerza y resistencia

Red de Organizaciones de Jóvenes del Norte de Huehuetenango

POR EL RESPETO A LA VIDA Y DIGNIDAD DE NUESTROS PUEBLOS MANTENDREMOS NUESTRAS LUCHAS

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

 

12 DE OCTUBRE, DIA DE LA RESISTENCIA DE LOS PUEBLOS 


Quimy de Leòn y Santiago Bastos

 Cuando hablamos de la región norte de Huehuetenango, nos referimos a los municipios de San Juan Ixcoy, Soloma, Santa Eualia, Barillas, San Mateo Ixtatán y Nentón. Estos territorios son habitados mayoritariamente por el pueblo maya q´anjob´al, así como chuj, popti y mestiza. Esta población fue fuertemente reprimida y victima de genocidio. Tambien resultado del conflicto armado, otros grupos han llegado a este territorio después de refugiarse en México escapando de la rerpesiòn y la guerra vivida en el país,

En los ultimos meses se han dado una serie de hechos en esta región, que es necesario analizar y entender de forma conjunta y dentro de un marco histórico mucho más amplio. Al menos hay que remontarse a los años 2006 y 2007 con la realización de las consultas comunitairas por la defensa de los recuros naturales. Y a partir del año 2010 se da el inicio de la penetración empresarial en los territorios indígenas, acompañadas por una serie de actos anómalos y criminales, hasta hoy impunes.

En este texto no haremos este recorrido, sino que nos ocuparemos de resaltar los últimos hechos que a nuestro juicio han ido delimitándo una estrategia por parte del gobierno y las empresas, que incluye a toda la región.

Hechos relevantes

A principios del 2013, la conflictividad estaba focalizada en Barillas y los conflictos provocados por las intenciones de imponer a la empresa Ecoener Hidralia Energía/Hidro Santa Cruz S.A., en contra de la voluntad de la población. La población de los otros municipios, sabía de las intenciones de concesionar sus territorios a proyectos hidroeléctricos. Pero fue en estos primeros meses que ya se hizo más evidente que empezaban los conflictos sociales con la llegada de las empresas.

7 de abril de 2013: Secuestro y asesinato de Daniel Pedro Mateo, líder q´anjob´al de Santa Eulalia (Huehuetenango) que defendía el agua y el territorio, opuesto a las actividades de  la Hidroeléctrica San Luis S.A. y Maderas San Luis, propiedad de CINCO M Sociedad Anónima, con fuertes vínculos con el Grupo Magdalena, uno de los principales grupos económicos en la generación de energía del país, producción de azúcar para exportación y de biocombustibles en la región Centroamericana propiedad de la familia Leal.

 7 de abril de 2013: Resistencia Pacífica en Barillas hasta la fecha, la población se encuentra en resistencia en un plantón pacífico afuera de las instalaciones de la empresa Ecoener Hidralia Energía/Hidro Santa Cruz S.A. en el lugar conocido como Poza Verde. Se han mantenido de manera continua pese a las amenazas, denuncias judiciales, intimidaciones e incluso un intento de secuestro a una persona que participaba de este movimiento.

9 de mayo, en el centro de Barillas supuestos agentes del DEIC secuestran al líder Maynor López, y lo intentan sacar de la población. Ante la reacción de la gente, agentes de la PNC presentes responden con gases lacrimógenos. El vehiculo sale de Barillas pero es detenido por la población de San Mateo Ixtatan y finalemente se libera a López.

27 de agosto de 2013:  Saul Aurelio Méndez Muñoz y Antonio Rogelio Velásquez López fueron detenidos cuando se dirigían a la audiencia del caso 92/2012, por el que estuvieron presos durante ocho meses detenidos ilegal e injustamente. Esta audiencia, que era para suspender la pena y poder cerrar el caso, no se puedo realizar. Fueron detenidos por su supuesta participación en un linchamiento ocurrido en 2011.

El miércoles 4 de septiembre se realizó la audiencia de primera declaración en Santa Eulalia y se les ligó a proceso. Pero las acusaciones se refirieron a un linchamiento disitinto, ocurrido en 2010..

28 de agosto de 2013: Provocaciones en San Mateo Ixtatán. El gobernador departamental José Antonio López llegó a Yalan Witz “a solicitud de los empresarios de la empresa Promociones y Desarrollos Hídricos S.A. PDHSA con el fin de autorizar de manera prepotente la ejecución del proyecto hidroeléctrico”. La población se hizo presente de manera pacífica y quienes estaban en esa reunión, reaccionaron de manera violenta golpeando a mujeres, niños.

Promociones y Desarrollos Hídricos S.A. PDHSA “adjudicó a Hidralia Energía la elaboración de estudios de factibilidad y diseño de dos proyectos hidroeléctricos en el río Jolom. Y en este mismo municipio está en trámites para la aprobación de la hidroeléctrica Pojom I de 10 MW de potencia por la empresa Generadora del Río S.A. y Pojom II, de 23 MW, por Generadora San Mateo S.A”.

3 de septiembre de forma sorpresiva, el Presidente Otto Pérez llegó a Barillas  acompañado de los ministros de Gobernación, Energía y Minas, Medio Ambiente, el Procurador de los Derechos Humanos y de Monseñor Ramazzini, para participar en un diálogo a puerta cerrada sobre Hidro Santa Cruz. Como sólo se había invitado a las asociaciones microregiones favorables a la empresa, el movimiento social se hizo presente y exigió que la reunión fuera pública. El Presidente habló al público presente y aceptó la entrada de representantes del movimiento  social, pero la reunión no se llevó cabo. Dejó a los barillenses esperando y volvió a convocar para el 19 de septiembre en Huehuetentenago.

11 de septiembre: Sentencia del Juicio por el atentado ocurrido en Barillas el 1 de mayo de 2012. El Tribunal A de Mayor Riesgo presidido por la jueza Patricia Bustamante, resolvió el día miércoles 11 de septiembre, contrario a lo esperado, que los dos acusados de estos hechos, Ricardo Arturo García López y Oscar Armando Ortiz Solares no tuvieron responsabilidad en el asesinato de Andrés Pedro Miguel y les absolvió. Por el contrario, deja la posibilidad de acusar a Pablo Antonio Pablo –herido en de atentado- de esta muerte. En una publicación del día 20 de septiembre, Prensa Libre refuerza esta idea de convertir a Pablo Antonio Pablo, líder de la lucha de Barillas, de nuevo en un criminal.

Por otro lado, saliéndose de sus atribuciones, el Tribunal  ordenó instituir una “mesa de diálogo en Barillas y que debía ser “entre el Estado, los personeros de la hidroeléctrica Santa Cruz y tres lideres comunitarios (sic) del municipio de Santa Cruz Barillas, Huehuetenango, a efectos de establecer la utilidad y necesidad de la hidroeléctrica.”

13 de septiembreautorización de un proyecto hidroeléctrico en San Mateo Ixtatán. Fue publicado en el Diario Oficial un acuerdo donde el Ministerio de Energía y Minas autoriza el proyecto para instalar el proyecto hidroeléctrico San Andrés que explotará los ríos Primavera, Varsovia y Palmira, otorgado a la generadora San Andrés sociedad anónima. Esto en la comunidad El Platanar, en San Mateo Ixtatán.

19 de septiembre  Las y los representantes del movimiento social de los municipios del norte de Huehuetenango acudieron a las oficinas del Gobernador para asistir a la reunión a la que les había convocado el Presidente. Sin embargo, éste estaba en la Academia de la PNC y la reunión no se llevó a cabo, dejando de nuevo esperando a los representantes de la población organizada. Las razones dadas suponían un menosprecio para quienes acudieron.

Simultáneamente, como una apoyo a los representantes del movimiento social, hubo plantones pacíficos en varios puntos de la carretera que cruza el norte del departamento.

28 y 29 de septiembre  Al igual meses antes, supuestos agentes del DEIC secuestran a Maynor Lopez en Barillas y lo sacan de la localidad en helicóptero. Estos provoca una serie de movilizaciones que son respondidas con lujo de fuerza y la llegada de PNC a Barillas. Ante ello, la población organizada se concentra en la carretera en San Juan Ixcoy, Pet en Santa Eulalia y San Mateo, en estos dos últimos lugares las fuerzas de seguridad actuaron con violencia.

El saldo de estos últimos hechos son cinco personas heridas, dos de ellas por arma de fuego en San Mateo Ixtatán, tres gravemente heridos y un militar muerto, llamado Víctor Miguelito Soria Pacheco. Según la prensa corporativa, murió de un disparo por la espalda. Según la Radio Jolom Konob citando a testigos, el soldado se había herido por un accidente, debido a dificultades que tuvo al intentar disparar su arma, por lo que el arma se disparó en su contra.

 

El montaje de una provocación para militarizar la región

Los hechos que se han ido dando en los últimos meses, evidencian una estrategia de provocación y de desgaste político y moral hacia la población, que lleva años pidiendo que se les escuche. Pareciera que se busca llegar a la situación que amerite la implantación del Estado de sitio,  la militarización y el terror.

Este proceso ha ido provocando una respuesta cada vez más común y colectiva en todo el Norte del departamento, que ha sido de organización coordinada y resistencia, pero en todo momento pacífica.

Se corrobora la línea general de comportamiento del gobierno y y el Estado ante los conflictos provocados por la presencia de empresas extractivas, utilizando la fuerza militar y el terror para beneficiar a éstas en contra de la población misma.

La detención de Mynor López a nuestro juicio, es una provocación. La mayoría de la población repudia la persecución política y la cantidad de recursos que el gobierno utiliza para perseguir a la población, y este hecho resultó ser la gota que rebasó el vaso.

Al mismo tiempo, hay un despliegue policiaco y militar, que ha reprimido a la población sin casi mediar palabra. Cuando la población empezó a concentrarse en los caminos como medida de protesta y resistencia para ser escuchados por las autoridades, utilizaron bombas lacrimógenas para dispersar y reprimir la organización social legítima. En Barillas el resultado de no atender esta conflictividad con responsabilidad ha sido un saldo tres personas heridas y un soldado fallecido,.

Pareciera que nuevamente están creando un escenario, que han dicho que hasta podría ser un Estado de Sitio, con el objetivo evidente de defender los intereses de las empresas nacionales y transnacionales, en este caso hidroeléctricas que pretenden instalarse en toda la región norte de Huehuetenango. Con ello se busca profundizar el proyecto militar de control y de miedo y  debilitar, neutralizar, terminar y desarticular la lucha y resistencia comunitaria que se expresa en la defensa del territorio y la vida y que han lo han expresado a través del derecho de consulta.

Afirmamos que se les lleva al límite, por las siguientes razones:

  • Se han desatendido e ignorado todas las solicitudes y exigencia del respeto a los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas de la población que ha mostrado su voluntad para resolver la conflictividad por la vía pacífica. Se ha ignorado, subvalorado y no se han atendido cientos de acciones democráticas y pacíficas de la población, que ha utilizado todos los espacios existentes en el marco del “estado de derecho.”

 

En ese sentido, los llamados al diálogo son siempre en función de imponer a las empresas, por lo que realmente no se crean espacios para dar voz a la población que defiende el agua, el territorio y la vida misma. La experiencia de Barillas sobre el diálogo ha sido una total falta de respeto pues se ha ignorado a la mayoría y sus opiniones.

 

En algunas de estas acciones se puede ver la estrategia de abrir expectativas que después se cierran bruscamente. Así ha ocurrido con los últimos llamados al diálogo del Presidente -a los que no acude-.

 

  • La muestra de la capacidad de impunidad con la que se desenvuelven las autoridades y la empresa es una muestra de fuerza y un aviso del abuso de poder. No se ha hecho justicia por todos los hechos, amenazas y antentados ocurridos en contra de la población, como el asesinato de Andrés Pedro Miguel y el atentado en contra de Pablo Antonio Pablo y Esteban Bernabé. Al revés, la sentencia se puede considerar una burla a su dignidad
  • Se usa la violencia estatal como la forma básica –practicamente única- de actuar respecto a la población que muestra su oposición a las actividades, utilizando la ley de forma parcial y tergiversada, y llegando al uso del terror y la militarización. El Gobierno apoya y defiende indudablemente los intereses de las empresas con la imposición de sus proyectos.

Preocupaciones y reflexiones

Por todo lo anterior, pareciera ser que en muy pocos meses, se han intensificado las acciones de terror relacionadas con empresas hidroeléctricas, dirigidas hacia la población que resiste pacíficamente ante éstas que evidentemente no están llevando ni ofreciendo ningún desarrollo sino todo lo contrario.

Hay un mensaje que se está enviando con mucha claridad, “iremos por las buenas o por las malas.” Esto se constató con la implementación del Estado de sitio en esta localidad, que duró 18 días desde el 4 de mayo de 2012, a partir de los hechos no esclarecidos del 1 de mayo que detonaron con el asesinato de un campesino. Esta apuesta violenta e invasora está llevándose a cabo gracias a la impunidad que campea en el país, al respaldo gubernamental y de los medios corporativos. Todos estos hechos, parecieran estar conectados unos con otros, toda una operación estratégica, como si viviéramos en una guerra sin cuartel. Y que todo está llevándose al límite, a la desesperación o a la muerte.

Así, pues, ante el fortalecimiento de la oposición a las hidroeléctricas y a la forma de imponerlas en cada uno de los municipios afectados y ante las respuestas cada vez más comunes de toda la región, los hechos de los días 28 y 29 de septiembre han buscado forzar la situación de tal manera que la gente  deje su vía pacífica de respuesta y haya excusas  para imponer un estado de sitio y militarizar la zona. Con ello se logaría imponer las empresas por la fuerza en toda la región, al mismo tiempo que se disminuye la fuerza social y la organización comunitaria mediante el terror.

Ante la resistencia pacífica y el ejercicio de la gente a expresar su derecho de organización y de defender sus derechos, entonces han intentado a pesar de lo evidente del despliegue militar en contra de población desarmada, crear versiones colocándo a la población como la causante de los hechos violentos y al ejército y la policía nuevamente como víctima.

Sin embargo no ha sido así, la gente se ha concentrado pacíficamente y ha resistido la represión violenta de la policía y el ejército. Por eso, se han visto obligados a cambiar de táctica y a aceptar el diálogo que siempre han solicitado los pobladores. Por ahora, una victoria de la vida sobre la muerte, esperemos.

 


Tercer día

Barillas

Desde muy temprano, la población ha visto llegar al menos unas cincuenta radiopatrullas que ingresaron por Chaquenal, luego por San Mateo Ixtatán y ya se encuentran en Barillas en el parque central y otros puntos de esta localidad, hasta ahorita no hay personas reunidas o concentradas.

Anoche el gobierno a través del ministro de gobernación Mauricio López Bonilla, dijo que no descartan imponer un estado de Sitio en este municipio. También anunció la llegada de más policías como ya ha ocurrido. Los conflictos los atribuyen a la población de Recreo B, sin embargo esta problemática ha sido generada desde la llegada de la empresa Ecoener Hidralia Energía/Hidro Santa Cruz S.A. y han manifestado su rechazo a la construcción de un proyecto hidroeléctrico la mayoría de las comunidades.

Anoche la población durante la concentración pacífica, detuvo por algunos momentos como las 8.00 de noche tres autopatrullas de la policia nacional civil por gente de todas las aldeas en San Ramon, no hubo ningún problema.  (con información de personas y la página de la aldea San Ramón fb.)

11:40 am un helicóptero sobrevuela Barillas y luego avanza en rumbo hacia la comunidad San Ramón rumbo a  Ixcán, aumenta la tensión y el temor en la población. La población dice que aterrizó en la pista y que dejó más soldados, luego se elevó yéndose en dirección de Amelco, aparentemente en este mismo helicóptero están trasladando al soldado que falleció desde ayer.

La población en San Ramón se encuentra en concentración pacífica. hay información que hay 33 unidadas del ejército que van saliendo en la ruta de Buenos Aires a Chancolin. (página de la aldea San Ramón fb.)

1:30 PM Sobrevuela un helicóptero sobre las comunidades Recreo A, Recreo B y Recreo C específicamente en el lugar conocido como Poza Verde, en donde se ubica la Resistencia Pacífica “Nuevo Amanecer”, en donde se encuentran muchas mujeres, niños y niñas, quienes temen que algo les ocurra.

13:45 PM Están en este momento tirando bombas lacrimógenas en contra de la población, en las comunidades de Manantial, Palestina y la Florida.

En la aldea La Palestina la policía reprimió a la población tanto en el centro como en el campo, en donde la gente se encontraba en concentración pacífica. Hasta este momento ya han sido afectadas, hombres, mujeres, niños, niñas.

Varias patrullas pasan por salida de Barillas hacia el Manantial en dirección a la Palestina, en donde están reprimiendo. Twitter / kikemau83

 

Mateo Ixtatán

Informa la población que acaban de bajar 30 policías por Pojom, van por Ixquisis, a salir por el Rio Espina rumbo a Ixcán.

Santa Eulalia 

13:10 PM Desde el día de ayer, la población se encuentra en concentración pacífica en  la comunidad Yulkol entre Soloma y Santa Eulalia, acaban de hacerse presente un grupo de personas de Soloma, para apoyarse y solidarizarse.

“nos reunimos para venir a animar a todos los amigos de Santa Eulalia. Porque Soloma lleva apoyo moral, con apoyo espiritual, incondicional, es porque nosotros los Solomeros, los de Santa Eulalia, San Juan Ixcoy no queremos que las grandes empresas de Canada, Estados Unidos y Europea vengan a destruir nuestro suelo sagrado, no queremos que se vengan a aprovechar de nuestros recursos, somos nosotros los que saldremos afectados, quienes a penas comemos.” 

La población del Norte de Huehuetenango, se encuentra en resistencia pacífica rechazando las empresas y el terror al que están sometidos por la violencia estatal. Los pueblos tienen derecho a opinar, organizarse y demostrar su hartazgo, pues desde hace años están pidiendo se resuelvan los conflictos en esta región ocasionados por las empresas extractivas apoyadas por el gobierno.

“Nada de miedo, las comunidades, la sociedad debe hablar, estamos haciendo estas reuniones, por una causa que está provocando estos malestares en nuestra vida, en nuestra salud.” 

___________________________________________________________

URGENTE: OLA REPRESIVA EN TODO EL NORTE DE HUEHUETENANGO EN CONTRA DE QUIENES PROTESTAN POR LA DETENCIÓN ILEGAL DEL LÍDER BARILLENES MAYNOR LOPEZ.

 Notas de Prensa Comunitaria